21 de julio
Viernes
Despejado
24°
Sábado
Despejado
17°
28°
Domingo
Despejado
20°
30°
Lunes
Despejado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 15 de marzo de 2017, 12:10

Organizaciones sociales protestan contra la pobreza en Argentina

Buenos Aires, 15 mar (EFE).- Algo más de 40 organizaciones y movimientos sociales protestan hoy contra la pobreza en Argentina con cortes de algunas de las principales autopistas de acceso a Buenos Aires, manifestaciones en el centro de la capital y reparto de comida gratuita en "ollas populares".

Los activistas reclaman al Gobierno la implementación de la Ley de Emergencia Social, una medida aprobada por el Congreso el pasado diciembre para destinar 1,9 millones a combatir la pobreza, que, según las cifras, oficiales afecta a uno de cada tres argentinos.

"Con 1,5 millones de nuevos pobres y 600.000 indigentes, el Gobierno no puede seguir durmiendo la siesta o haciendo promesas de campaña", expresó hoy el Frente Popular Darío Santillán, uno de los movimientos organizadores de las protestas, en un comunicado.

Las movilizaciones causaron serios problemas de tráfico en la capital argentina desde primera hora de la mañana, debido a que los piquetes impidieron circular normalmente en algunas de las principales carreteras de entrada a la ciudad, usadas cada día por millones de personas que se desplazan entre el centro y el cinturón metropolitano.

Las protestas se reprodujeron también en las avenidas del corazón de Buenos Aires y, a partir del mediodía, se completarán con la organización de "ollas populares" en las que se repartirá comida gratuitamente.

Desde el Gobierno, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, defendió hoy en rueda de prensa las políticas económicas del Ejecutivo al asegurar que el país está en transición desde una postura asistencial a una que genere empleabilidad.

Más polémicas habían sido las declaraciones realizadas antes por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, encargada del despliegue de fuerzas para paliar los problemas causados por los piquetes, quien afirmó que las organizaciones sociales buscan dar un sensación de "ingobernabilidad".

"La decisión de poner al Gobierno en una situación de jaque permanente es una decisión política muy fuerte que tomaron grupos políticos y sociales (...) Esto cansa a muchísima gente pero también tenemos que tomar decisiones, no podemos dejar al país sin seguridad", afirmó en declaraciones a radio La Red.

En respuesta, los organizadores invitaron a Bullrich a tratar de "sobrevivir" con 4.000 pesos por mes (unos 255 dólares), en lugar de pedir "paciencia".

La protesta se produce en un contexto de incremento de la conflictividad social, ya que el Gobierno se encuentra en conflicto con varios de los sindicatos más poderosos del país por la destrucción de puestos de trabajo y por los reclamos de incrementos salariales para compensar el efecto de la elevada inflación.

La declaración de la emergencia social fue una medida pactada entre el Gobierno y las organizaciones sociales para paliar la pobreza y suponía la inversión de unos 30.000 millones de pesos (unos 1,9 millones de dólares).

La norma no había quedado reglamentada -paso legislativo necesario para su puesta en práctica- hasta el pasado viernes, misma fecha en la que las asociaciones sociales ya tenían prevista una reunión para anunciar la protesta de hoy.

La normativa crea un Consejo de la Economía Popular y de un Salario Social Complementario, además de un Registro Nacional de la Economía Popular, donde deberán inscribirse los trabajadores de esta categoría para poder acceder a beneficios como ayudas sociales o exenciones de impuesto.

Como "economía popular" el Gobierno entiende "toda actividad creadora y productiva asociada a mejorar los medios de vida de actores de alta vulnerabilidad social", de "baja escala", con el objeto de "generar y/o comercializar bienes y servicios que sustenten su propio desarrollo o el familiar", según el texto de la ley.