2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
sábado 22 de octubre de 2016, 09:47

Ordinary World: La crisis de un padre punk

El vocalista de Green Day, Billie Joe Armstrong, protagoniza Ordinary World, una película de crecimiento recientemente estrenada en Estados Unidos y de la que se desprende el último tema del duodécimo disco de la banda, Revolution Radio.

Por José Biancotti | jbiancotti@uhora.com.py

Atención: Se revelan detalles del argumento.

Ordinary World es una pequeña película con un mensaje de madurez y reconciliación con uno mismo. Es también la primera vez en que el vocalista de Green Day, Billie Joe Armstrong, actúa como protagonista haciendo el papel de un padre de familia que anhela volver a tocar con la banda que dio a su juventud un sentido extraordinario.

En el prólogo se ve una breve presentación de la banda de punk rock en la que el personaje de Billie, Perry Miller, se divierte dando entrevistas y conciertos.

Veinte años después, Miller vive en compañía de su esposa abogada Karen (Selma Blair), su hija preadolescente Salome (Madisyn Shipman) y un pequeño niño.

Ya no es el joven músico que vibraba cantando y saltando en los escenarios. Ahora trabaja desmotivado en una tienda de ferretería manejada por su hermano Jake (Chris Messina), quien no puede concebir el trabajo de Miller porque siempre lo observa distante, como si estuviera viviendo en un día soleado y lluvioso a la vez.

El personaje cree que nadie recuerda su cumpleaños y piensa que atraviesa por una crisis de la mediana edad (tiene 40 años), entonces toma la decisión precipitada de alquilar una suite presidencial para recordar viejas épocas con sus amigos músicos.

En el camino se encuentra también con una antigua novia (Judy Greer), que ahora trabaja como manager de la cantante Joan Jett (quien aparece en la película durante unos minutos) y trata de encender nuevamente el romance con el cantante.

Los problemas surgen cuando la vida familiar de Perry se coloca en contraposición con la vida de fiesta, mujeres y rock que rodea al regreso de su agrupación del pasado.

Embed

Lee Kirk, director y guionista del filme, presenta una película entretenida, sin ambiciones narrativas, y construye a un protagonista empático que transmite sus sentimientos a través de acciones y sin excesos de diálogos introspectivos.

Miller habla con el espejo y se pregunta qué es lo que le sucede, atendiendo a que sus actos impulsivos (una respuesta a la nostalgia del pasado) realmente no le dan ningún tipo de satisfacción ni le permiten obtener la vida que realmente quiere como músico.

En otro momento, el personaje toma su guitarra eléctrica y se deja llevar por el sonido del amplificador que suena a través sus auriculares. Pero en pocos segundos los efectos dejan de oírse porque su hija le recuerda que debe acompañarla al colegio.

La expresión en su rostro es suficiente para entender que no se siente satisfecho con la nueva vida de padre. Su decadencia emocional, además, es también física, teniendo en cuenta que durante una fiesta el personaje prefiere evitar el ruido y dormir la siesta.

Como todo artista, Miller busca descargar sus frustraciones con el arte, y es por eso que compone dos canciones que lo reflejan como ser humano durante la película.

Ambas son interpretadas por él y su hija, siendo la primera de ellas una composición que habla sobre sus deseos y aspiraciones en un mundo ordinario, mientras que en la segunda, Perry incluye líricas relacionadas directamente con su insatisfacción.

Con estas canciones espejo, y su choque con la realidad, el personaje entiende que el amor familiar está por encima de las ganas de volver a una vida de fiestas en el bolsillo. Pero esto no le impide seguir en contacto con la música en un lugar de madurez.

En la conclusión, su pasado musical continúa presente pero en el formato de una canción que, a diferencia de sus deseos pasajeros, sí puede perdurar en el tiempo.

No está demás decir que las canciones suenan bastante bien, como es de esperarse de la mano de Billie Joe, líder de un grupo conocido por sus temas enérgicos y pegadizos.

Sin dudas, los seguidores disfrutarán de la banda sonora y también del papel que el músico interpreta con naturalidad. ¿Es un presagio de su futuro? La pregunta, por el momento, se responde así: con una familia, Billie sigue encendiendo los escenarios.

Embed

Título: Ordinary World. Director, guion: Lee Kirk. Elenco: Billie Joe Armstrong, Selma Blair, Judy Greer, Chris Messina, Fred Armisen. Música: Dickon Hinchliffe, Billie Joe Armstrong. Año: 2016.