27 de febrero
Lunes
Poco nublado con tormentas
25°
35°
Martes
Poco nublado con tormentas
24°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
24°
32°
Jueves
Mayormente nublado
24°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 15 de agosto de 2016, 13:03

Okimoto se emociona por dar la primera medalla a la natación femenina brasileña

Río de Janeiro, 15 ago (EFE).- La brasileña Poliana Okimoto, que hoy se colgó el bronce en la prueba de natación en aguas abiertas de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, no ocultó su emoción al ser presentada como la primera nadadora en darle una medalla olímpica a Brasil.

Okimoto, con lágrimas en los ojos, afirmó que intentó infructuosamente ser la pionera para la natación femenina brasileña en los Juegos Olímpicos de Pekín 2018 y en los de Londres 2012, y recordó que hace cuatro años no pudo terminar la prueba debido a que sufrió hipotermia en las frías aguas británicas.

"Fue una medalla merecida. Yo la construí a cada día, a cada entrenamiento. Para esta ocasión me entrené en aguas muy frías, en todo tipo de agua, no podía dejar pasar la oportunidad", afirmó la nadadora brasileña de 33 años que fue campeona mundial en aguas abiertas en 2009 y 2013.

Pese a que Brasil tiene varias medallas y hasta récords en la natación masculina, el mejor lugar conseguido por una mujer brasileña hasta ahora en unos Juegos Olímpicos fue la quinta posición en los 400 metros estilos que obtuvo Joanna Maranhao en Atenas 2004.

Okimoto llegó en cuarto lugar en la prueba disputada este lunes frente a la playa de Copacabana pero se benefició de la desclasificación de la francesa Aurélie Muller, que llegó en segundo lugar.

La nadadora holandesa Sharon van Rouwendaal, que fue plata en el Mundial de Kazan del año pasado y campeona europea en 2014, conquistó el oro con un tiempo de 1:56.32 y le sacó una gran distancia a las demás rivales.

La francesa llegó en segundo lugar y la italiana Rachele Bruni en el tercero en la prueba de 10 kilómetros.

Pero ya con las nadadoras fuera del agua los árbitros aceptaron una reclamación y anunciaron la descalificación de la francesa, con lo que la italiana heredó la plata y la brasileña el bronce.

De acuerdo con la organización, la francesa se le atravesó a la italiana en la meta y le impidió tocar la placa en la que tenía que marcar su llegada. La actitud fue sancionada con su desclasificación.

La brasileña pasó en segundo lugar en la primera vuelta y después fue superada por algunas competidores, pero en la tercera vuelta se recuperó y se mantuvo entre las tres primeras. Sólo en el sprint final que se dejó sorprender.

"En la última vuelta no conseguí alimentarme y decidí partir con todo así mismo. Al final estaba muerta pero aún así aún tenía un poco de aliento para el sprint final. Fue una experiencia única", aseguró.