8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 15 de julio de 2016, 01:00

Oficialismo se cierra a posibilidad de investigar sobre caso Curuguaty

Un encendido debate generó ayer en el Senado el planteamiento de tratar la conformación de una comisión especial para investigar el polémico caso Curuguaty.

El oficialismo y sus aliados se opusieron abiertamente a esta posibilidad. Se cuestionó la supuesta injerencia en otro poder del Estado y algunos hasta aplaudieron la condena a los campesinos.

Fue Miguel López Perito el que planteó la propuesta de conformar la comisión, pero ante la resistencia optó por volver a retirarla.

Ahora queda en manos de las comisiones asesoras y una vez que tenga dictamen se incluiría en alguna sesión.

“Pido tratar la aprobación de esta resolución para avanzar en el proceso de investigación en el caso Marina Cué”, fue la sugerencia de López Perito a sus pares.

“Si existe un proyecto que se gire a comisión. No quiero que quede el peso de la responsabilidad al presidente del Congreso sin tener reconocimiento del contenido. Me opongo”, fue la reacción del cartista Juan Darío Monges.

En el mismo sentido se pronunció el liberal Fernando Silva Facetti, alegando la independencia del Poder Judicial.

Refirió que durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos la Procuraduría se había allanado en un juicio dando la titularidad de la tierra a una empresa paraguaya y que en el de Fernando Lugo, siendo ministro del Interior Carlos Filizzola, existía un protocolo que todavía está vigente para garantizar los derechos de los ciudadanos y de propietarios.

Hugo Richer, como proyectista, señaló que debería preocupar la fractura social, cultural y política. “Deberíamos elevar la preparación, la competencia de fiscales y jueces. Esos comportamientos mediocres, a veces sospechados de vendidos, son los que producen las condiciones para la fractura del proceso democrático”, indicó.

Trajo a colación que el detonante de la tragedia es la problemática de la tierra y que se dieron muchos hechos trágicos en la lucha por la tierra. “Centenares de campesinos asesinados y la Justicia no ha dado respuesta”, declaró, alegando que el Frente Guasu no le teme a la verdad y que también están dispuestos a ser investigados.

Juicio político

El oviedista José Manuel Bóbeda mandó al frente a Lugo y Filizzola, como parte del gobierno en que ocurrieron los hechos, y sostuvo que el objetivo es el juicio político al presidente Horacio Cartes. Adolfo Ferreiro desmintió y se ofreció a ser el abogado defensor.

Jorge Oviedo Matto, también del Unace, lanzó duras críticas hacia el sector del luguismo y también cuestionó a los campesinos pidiendo que ya no se dejen utilizar. Fue increpado por el liberal Luis Alberto Wagner, a quien le retrucó diciendo que era coimero él y su jefe José Ortiz.