20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 7 de mayo de 2017, 01:00

Obras serán necesarias ya en el 2026

La maquinización del brazo Añá Cuá, la instalación de tres nuevas turbinas y la construcción de la central hidroeléctrica Itá Corá-Itaití (también planificada en conjunto con Argentina), pueden parecer hoy obras no muy necesarias para Paraguay y sí más urgentes para el país vecino.

No obstante, de acuerdo con el último escenario de crecimiento de demanda de energía eléctrica, elaborado por la ANDE, a partir del año 2026 ya será prudente ir considerando nuevas fuentes de generación.

El reporte señala que en el 2025 Paraguay consumiría 6.721 megavatios (MW) de potencia. Actualmente, la disponibilidad del país es de 8.810 MW, puesto que Itaipú aporta 7.000 MW (el 50% de su potencia); Yacyretá, 1.600 MW (el 50%), y Acaray 210 MW. El cálculo de la ANDE se enmarca en un escenario de alto consumo, no solo por mayor demanda de los usuarios particulares, sino por la radicación de más industrias. La empresa pública proyecta un crecimiento anual de la demanda en torno al 10%.

En el escenario más bajo (menor crecimiento del consumo), Paraguay requeriría 4.211 MW para el 2025. Se traduce en la totalidad de lo disponible en las represas Yacyretá y Acaray juntas.

RIESGOS. Ángel Recalde, director paraguayo de la EBY, alertó que dentro de nueve años ya puede haber problemas en el suministro de energía. Por tal motivo, insta a que se analice bien el memorándum firmado con Argentina y solicita a los senadores que voten a conciencia.

“Va a llegar un momento en que vamos a necesitar fuentes de generación y tal vez vamos a recurrir a energía nuclear. Este me parece que es un buen momento para hablar de esto. Hasta ahora nos callábamos la boca porque una de las condiciones que se le estaba imponiendo al Gobierno argentino era si no se arreglaba la deuda, no iba a haber obras. Porque el problema de los argentinos es para ayer en cuanto a energía. El nuestro es para mañana”, apuntó.

Adujo que la posición paraguaya tiene vencimiento porque dentro de 10 años, si se plantea esta negociación, ya estaremos sumergidos en muchas otras necesidades. Remarcó que la construcción de Yacyretá llevó 30 años y las obras de Ita Corá-Itatí y Corpus Christi necesitarán por lo menos 10 años para edificarse. De realizarse, Añá Cuá aportaría al sistema paraguayo 135 MW.

CORPUS. La edificación de Corpus tiene un problema mayor, porque en un referéndum celebrado en 1996, los ciudadanos de Misiones (Argentina) dijeron no al proyecto. Su presidente, Mauricio Macri, aseguró que respetará la decisión.