6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 6 de agosto de 2016, 12:44

Obama se toma un descanso antes de la recta final de la campaña electoral

Washington, 6 ago (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, inicia hoy sus vacaciones de verano para recargar pilas de cara a la recta final de la campaña para las elecciones de noviembre, que promete ser dura y en la que no dudará en hablar claro contra el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

Obama y su familia llegarán hoy a la exclusiva isla de Martha's Vineyard (Massachusetts), donde pasarán dos semanas y donde ya se encuentra desde hace unos días la pequeña del clan, Sasha, trabajando de cajera en un restaurante.

Desde su llegada a la Casa Blanca en 2009, los Obama han pasado todas sus vacaciones de verano en Martha's Vineyard con la excepción de 2012, cuando el presidente estaba inmerso en la campaña por su reelección.

A su regreso a Washington el 21 de agosto, quedarán menos de tres meses para las elecciones presidenciales del 8 de noviembre y la Casa Blanca ya ha adelantado que Obama tiene ganas de jugar un papel mucho más activo en la campaña de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Esta semana, en una rueda de prensa junto al primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, desde la Casa Blanca, Obama atacó directamente el "temperamento" y el "conocimiento" de Trump, en uno de sus discursos más duros hasta la fecha contra el candidato presidencial republicano.

"Creo que el candidato republicano no es apto para servir como presidente", declaró Obama, para quien Trump "continúa probando" que esa afirmación con su reciente enfrentamiento contra los padres musulmanes de un soldado estadounidense muerto en Irak.

Por ello, Obama urgió a los líderes republicanos a que retiren su apoyo a Trump, al insistir en que el magnate "desgraciadamente no está preparado" para ocupar el Despacho Oval.

En otra rueda de prensa, la que ofreció el jueves como despedida antes de las vacaciones desde el Pentágono, Obama volvió a ser tajante: "Obviamente tengo opiniones muy claras sobre los dos candidatos (Clinton y Trump). Una es muy positiva y la otra no tanto".

Obama se burló, además, de las advertencias de Trump acerca de que las elecciones de noviembre puedan estar "amañadas" y subrayó que "eso es algo ridículo".

El presidente ha celebrado también esta semana su cumpleaños número 55, el último que ha pasado en la Casa Blanca, con un nivel de aprobación del 54 %, el mayor de su segundo mandato, frente a un 45 % de los ciudadanos que no está contento con su gestión, según una encuesta de la cadena CNN.

Los buenos niveles de aprobación de los que goza hoy Obama pueden beneficiar a Clinton, cuyos índices de popularidad como candidata, al igual que los de Trump, son de los más bajos de la historia.

Por otro lado, Obama espera que las crisis, tanto domésticas como internacionales, le den una tregua en las próximas dos semanas para poder descansar.

En su rueda de prensa del jueves, el presidente opinó sobre la campaña militar contra el Estado Islámico (EI), iniciada hace casi dos años, y afirmó que los yihadistas parecen "estar cambiando de táctica" en respuesta a sus derrotas sobre el terreno en Siria e Irak.

Esa es una de las razones, según Obama, de que hayan aumentado en los últimos meses los atentados que ese grupo inspira o dirige en todo el mundo.

Obama también hizo una larga reflexión sobre la guerra civil en Siria y admitió que las violaciones al cese de hostilidades entre el régimen y los rebeldes "han crecido hasta un nivel en el que (esa tregua) ya casi no existe, especialmente en el norte" del país.

"Dado el deterioro de la situación, es hora de que Rusia demuestre seriedad" y presione al presidente sirio, Bashar Al Asad, urgió Obama.