7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 11 de noviembre de 2016, 14:11

Nuevo avance militar en este de Mosul, entre denuncias de ataques químicos

Erbil (Irak), 11 nov (EFE).- Las fuerzas iraquíes continuaron hoy su avance por el sector oriental de la ciudad de Mosul, el principal bastión en Irak del grupo yihadista Estado Islámico (EI), al que la ONU ha acusado de emplear agentes químicos.

Las fuerzas antiterroristas iraquíes lograron entrar en los barrios orientales de Al Arbaiya, Al Qadesiya, Aden y Al Bakr tras combates con los extremistas, que emplearon suicidas para intentar frenarlas.

Los combates fueron "feroces", según dijo a Efe un alto oficial de las fuerzas antiterroristas, Abdelwahab al Sadi, quien indicó que sus hombres mataron a al menos nueve suicidas.

Destruyeron asimismo diez coches bomba, algunos de los cuales estaban conducidos por suicidas, una de las principales técnicas de los yihadistas.

La entrada de las fuerzas terrestres en estos barrios estuvo precedida de bombardeos aéreos contra las posiciones del EI, que eliminaron varios de esos vehículos antes de que llegaran a su objetivo.

Al Sadi subrayó que las fuerzas antiterroristas "continúan avanzando y cumpliendo con los objetivos trazados" y adelantó que en las "próximas horas" impondrán su dominio total sobre Al Arbaiya y Al Qadesiya.

El responsable de las fuerzas especiales iraquíes alabó el papel de los habitantes de estos barrios, que cooperaron con sus tropas proporcionándoles información sobre los escondites de los extremistas.

También en el sector oriental, pero en el eje sureste, dos brigadas de la Primera División del Ejército pudieron irrumpir en los distritos de Yadidet al Mufti, Al Shaimaa y Al Salam.

Las tropas se dedican ahora a limpiar de explosivos los caminos y edificios de estas áreas, según un comunicado del subcomandante de las operaciones conjuntas y general de las fuerzas especiales, Abdel Amir Rashid Yaralá.

El resto de frentes estuvieron más tranquilos en esta jornada, con los efectivos militares más centrados en consolidar sus posiciones y desactivar los explosivos, según se desprende de la nota sobre la evolución militar de la jornada.

Al norte de Mosul, comenzó el ataque contra el pueblo de Tel Yara, mientras que al oeste de la ciudad, la milicia chií Multitud Popular se dedicó a inspeccionar y limpiar zonas liberadas y el camino que une Al Hadr y Adaya.

También al oeste de Mosul, en la comarca de Sinyar, aún bajo el control del EI, los radicales detuvieron a más de veinte jeques y notables de la tribu Albu Mituit, cuyo paradero se desconoce actualmente.

El diputado iraquí Ali al Mitiuti, miembro de este clan, expresó a Efe su temor por el destino de esas veinte personas después de que los yihadistas hayan trasladado a presos a su feudo sirio de Al Raqa y hayan asesinado a otros.

Las zonas del oeste de Mosul, próximas a la frontera con Siria y en el camino hacia Al Raqa, han sido escenario de amplias campañas de detenciones de notables tribales, que se incrementaron desde que la Multitud Popular estrechó el cerco en la zona contra los extremistas.

A estos abusos se sumaron hoy nuevas denuncias sobre el uso de agentes químicos por parte de los yihadistas, así como de más ejecuciones masivas.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos reveló en Ginebra que el EI ha almacenado "grandes cantidades" de amoníaco y azufre en lugares donde residen civiles.

"Tenemos miedo que el EI esté usando estos agentes químicos como armas químicas", dijo en rueda de prensa Ravina Shamdasani, portavoz del alto comisionado.

El pasado 23 de octubre, cuatro personas fallecieron tras inhalar humo de azufre quemado proveniente de una fábrica y un almacén de azufre pertenecientes a un yacimiento en el subdistrito de Al Shura, al sur de Mosul.

También en Al Shura, las fuerzas de seguridad iraquíes hallaron esta semana una prisión subterránea con 961 personas, que mostraban signos de tortura y de malnutrición y algunos estaban encerrados en pequeñas "jaulas", según la ONU.

Por otra parte, la ONU indicó que ha habido "muchas más" ejecuciones masivas por parte del EI en Hamam al Alil, a 25 kilómetros al sur de Mosul, donde fue hallada una fosa con cien cuerpo, y en otras localidades.

En la misma línea, la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) alertó hoy de que entre los desplazados hay un gran número de familias en las que falta la figura paterna, una ausencia que puede indicar que los hombres han sido asesinados o están retenidos por los extremistas.

Según el último recuento de las agencias humanitarias de la ONU, cerca de 50.000 personas se han convertido en desplazados internos desde el inicio, el pasado 17 de octubre, de la ofensiva para recuperar Mosul.

Yaser Yunes