20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
jueves 6 de julio de 2017, 01:00

Nueve oferentes pugnan por la planta de aguas residuales

Nueve firmas presentaron ayer sus ofertas para construir la primera planta de tratamiento de aguas residuales en Bella Vista, Asunción, donde en un principio se podrá tratar el 60% de los desechos cloacales.

Según informaron desde el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), la planta de tratamiento beneficiará en su primera etapa a 500.000 personas, mientras que el diseño final tendrá un impacto directo sobre un millón de personas.

La inversión es de más de USD 21 millones y las firmas que presentaron sus cotizaciones son Consorcio Gel-Tp, G y M SA, Consorcio BTD-Tedagua Bella Vista, Consorcio Al-Andalus, Consorcio Mburicao, Consorcio Suez Icafal, Acciona Agua SA, Consorcio Bellavista y Consorcio Sinohydro y Asociados.

La apertura de las carpetas fue en el tercer piso del edificio central del MOPC y las propuestas pasaron al Comité de Evaluación de Ofertas para su examen, análisis y calificación.

Este es uno de los proyectos más anhelados en la capital del país, que retribuirá en una notable mejora en la calidad de vida de miles de personas, y forma parte del Programa de Saneamiento Integral de la Bahía de Asunción y área metropolitana de Asunción, según explicó el ingeniero Hugo Ruiz, gerente del Proyecto de Agua Potable y Saneamiento UEP-BID-MOPC.

El mismo incluirá infraestructura de bombeo, sistema de rejas, desengrasado y desarenado, cámara de carga y emisario subfluvial, para tratar el 54% de las aguas que son vertidas a diario en el río Paraguay.

La planta será construida en un predio de 23 hectáreas en la zona del Bañado Norte del barrio Santísima Trinidad, cedido por la Municipalidad de Asunción para usufructo de la Essap, por 30 años.

Una vez en funcionamiento, las aguas residuales se convertirán en efluentes semitratados, que serán transportados hasta el lecho del cauce principal del río Paraguay, a través de una tubería que irá por debajo de la superficie del agua del río. De esta manera, las aguas negras producirán un impacto mínimo en la calidad del cauce hídrico.

"La mayoría de las firmas que se presentaron son nacionales, lo que significa que se confía en el MOPC, en la transparencia del proceso. Esto nos deja muy satisfechos; tenemos la posibilidad de hacer una buena selección entre las ofertas", agregó Ruiz.

Dentro de cinco o seis meses ya se podría tener la adjudicación correspondiente. El funcionario mencionó que es un proceso normal de evaluación.