8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
viernes 2 de diciembre de 2016, 01:00

Nueva embocadura del Pilcomayo está lista para recibir la riada

Luego de cuatro meses de iniciarse los trabajos de limpieza del canal paraguayo del río Pilcomayo, ya llegaron hasta el cauce principal del Pilcomayo con una nueva embocadura, según informó ayer el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), en un comunicado de prensa.

“Ahora seguimos con trabajos de terminación y mantenimiento, pero la esperada riada ya puede llegar”, manifestó el director nacional de la Comisión Pilcomayo, Óscar Salazar Yaryes. El directivo dijo que esto fue posible gracias al trabajo de 100 personas.

Asimismo, reconoció y felicitó a todos los que hicieron posible esta obra. En total, 50 km de canal están listos para recibir la riada, que se espera que llegue para el 8 de diciembre. La nueva embocadura, que es por donde el agua debe ingresar al territorio nacional, prácticamente está lista.

Nueva embocadura. Hace unas semanas Argentina autorizó el ingreso de las máquinas paraguayas a su territorio, para construir 750 metros de cauce (nueva embocadura) que tiene un ancho de 15 metros y una profundidad de cinco metros, según los técnicos.

Este nuevo canal se proyectó para un mejor ingreso del líquido vital al país. El consorcio integrado por Talavera & Ortellado Construcciones (Tocsa) y Vial Sur está ejecutando las obras. Recordemos que estos trabajos se iniciaron en agosto, y se financian con el remanente de los fondos que no fueron utilizados el año pasado, cuyo contrato es de G. 33.778 millones.

Hasta ahora el país sigue sufriendo una catástrofe ambiental por la sequía del Pilcomayo. Hoy el cauce sigue seco y, prácticamente, todos los seres vivos que dependían del canal paraguayo ya perecieron. Los famosos yacarés, en su mayoría, murieron y solo sobreviven unos pocos que, por subsistencia, han invadido los tajamares de las numerosas estancias de esa zona del país.