28 de junio
Miércoles
Muy nublado
17°
28°
Jueves
Mayormente despejado
16°
25°
Viernes
Nublado
15°
23°
Sábado
Muy nublado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
domingo 12 de febrero de 2017, 01:00

Novio virtual, tan perfecto que derrite a japonesas

“Es irresistible”: Miho Takeshita es fanática de los juegos de simulaciones amorosas para chicas que se dejan seducir por hombres virtuales en la pantalla de su teléfono inteligente.

“Parece sencillo, pero jugar exige cierta práctica, hay un encadenamiento dramático bien pensado”, asegura esta treintañera editora de mangas, según la cual “aunque parezcan totalmente irreales, una termina teniendo sentimientos por los personajes de estos juegos”.

Ese es precisamente el objetivo: “La historia es primordial, al igual que los protagonistas por supuesto, y los giros inesperados del argumento”, insiste Natsuko Asaki, productora de ese tipo de juegos para Cybird, empresa conocida por su serie ikemen (chicos lindos) que ostenta 15 millones de descargas.

Tanto desde el punto de vista de las adeptas como de las creadoras (porque a menudo las mujeres crean ellas mismas a estos hombres ideales) no es tanto un juego basado en algoritmos, algo después de todo bastante elemental, sino una “historia de amor” que sigue una trama de opciones múltiples en la que los héroes virtuales evolucionan en función de las decisiones de la usuaria.

Miho no perdió el sentido de la realidad y se casó con un hombre de verdad, pero admite que estas simulaciones ofrecen un amigo disponible en cualquier momento, algo que no necesariamente ocurre con un marido real.

El 80% de las adeptas a estas simulaciones, que incluye a una creciente proporción de mujeres casadas, juegan después del trabajo o antes de irse a dormir, según una encuesta de Cybird.

Estos juegos destinados a las chicas, un mercado anual de unos 133 millones de dólares (según el instituto Yano), están en auge desde hace unos cinco o seis años gracias a los teléfonos inteligentes.

Dan prioridad a los sueños, pero también tienen “cierta tonalidad sexual, que se manifiesta de manera menos cruda que en las simulaciones para varones”, confía Asaki. Las fantasías son otras: “es una historia de amor ideal, y por lo tanto no existe otra chica rival, ni tampoco final triste”. afp