3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 5 de noviembre de 2016, 01:00

Nos endeudó y nos somete

A las 19.00, del lunes 31, el economista Luis Rojas nos habló de endeudamiento ante más de un centenar de personas, campesinos y asuncenos, delante de la carpa de la resistencia de Curuguaty. Acabamos muy golpeados y con la sensación que esas deudas nos habían hecho un gran mal al Paraguay. Inclusive, mucho peor. Nos endeudaron y nos sometieron por muchos años.

Mi pregunta, al terminar: ¿Y por qué lo permitimos?

Cuando fue el golpe parlamentario de Lugo, nuestra deuda total, externa e interna, era de un poco más de 2.000 millones de dólares.

Federico la aumentó a 1.000 millones más de dólares.

Cartes la siguió aumentando y ahora son más de 6.000 millones de dólares. El año 2017 puede llegar a 10.000 millones de dólares. Y así sucesivamente.

Desde el 2013 estamos pagando los intereses de la deuda. 300 millones de dólares, quinientos, seiscientos, etc. por año. Los intereses crecen porque las deudas también crecen.

¿De dónde sacamos esa plata? Del presupuesto de cada año, disminuyendo los gastos de salud, educación, seguridad, etc.

Un ejemplo solamente: supongan 1.000 millones de deuda que tuvieran que pagar de intereses 100 millones cada año. Al cabo de doce años habremos pagado de intereses 1.200 millones de dólares, pero además tendremos que devolver la deuda de 1.000 millones, que permanece intacta. En total, 2.200 millones de dólares.

¿En qué se gastó esa plata?

Si fueran préstamos de bancos, lo podemos saber porque ellos prestan para fines concretos. Pero si son bonos soberanos, no lo sabremos y se gastarán en lo que el Ejecutivo crea conveniente.

¿Qué ocurrirá si en años malos el presupuesto disminuye de impuestos? El BID y el BM nos obligarán a bajar los salarios, la salud, las jubilaciones, la educación, etc.

Los bancos cobrarán siempre su plata. El pueblo morirá de hambre.

¿Por qué no impedimos esto a tiempo?