17 de enero
Martes
Mayormente despejado
22°
33°
Miércoles
Mayormente despejado
22°
35°
Jueves
Despejado
23°
36°
Viernes
Despejado
24°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 10 de enero de 2017, 18:25

Nominado de Seguridad de Trump reconoce que un muro "físico" no parará los problemas

Washington, 10 ene (EFE).- El general retirado John Kelly, nominado por el presidente electo Donald Trump para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU., reconoció hoy que un muro "físico" con México no detendrá "los problemas fronterizos" derivados del flujo migratorio y entrada de drogas.

"Una barrera de defensa física no hará el trabajo por sí sola. Debería ser completado con otros métodos y tecnología", afirmó Kelly en la audiencia de confirmación ante el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado.

De este modo, el general retirado marcaba distancia con la propuesta electoral más polémica de Trump, quien ha insistido en construir un muro en la frontera con México para detener el flujo migratorio y la entrada de estupefacientes.

Kelly, además, señaló que parte de la solución debe incluir "trabajar más estrechamente con nuestros países aliados", entre ellos México y los de Centroamérica.

Asimismo, sostuvo que gran parte de quienes cruzan la frontera desde el sur lo hacen "escapando de la violencia" y que es importante "reducir la demanda" de estupefacientes desde EE.UU. para frenar ese comercio ilegal.

El DHS, creado tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra EE.UU. y con una plantilla de un cuarto de millón de personas encargada de evitar atentados, controla las fronteras y hacer cumplir las leyes migratorias

Trump no solo ha reiterado en las últimas semanas su intención de erigir el muro con México, sino que ha asegurado que será el Gobierno del vecino del sur quien se encargará de pagarlo.

Precisamente hoy, el canciller mexicano, Luis Videgaray, subrayó que "no hay manera" de que su país pague por ello, puesto que "no es un tema de cuánto cuesta, de dónde sale", sino "un tema de dignidad y de soberanía nacional".

EE.UU. y México comparten un frontera de 3.000 kilómetros de longitud.