16 de agosto
Miércoles
Mayormente despejado
13°
26°
Jueves
Mayormente despejado
15°
27°
Viernes
Mayormente despejado
18°
29°
Sábado
Lluvioso
16°
28°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 11 de mayo de 2017, 01:00

“No voy a permitir camisetas ni banderas en el velorio ni sepelio”

"Habrá más madres llorando por nuestros hijos, porque no voy a ser la última", dijo Norma Candia, madre del hincha del Olimpia asesinado. Pidió justicia y el cese de la violencia, y aseguró que perdona al criminal.

"No voy a permitir ninguna camiseta en el velorio ni en el sepelio, no quiero nada de distintivos de clubes, aunque mi hijo siempre decía que el día en que muriera, quería una bandera de Olimpia sobre su cajón", expresó tajante y sumida en el dolor de perder a un hijo doña Norma Candia (48), madre del joven Carlos Milciades Ucedo Candia (25), asesinado supuestamente por barras bravas de Cerro Porteño.

El joven fue asesinado de un disparo en la cabeza cuando iban en moto con unos amigos, cerca de las 22.30, sobre la calle Nanawa casi Santo Domingo del barrio Laurelty, en Luque. Iban en sus respectivas motos sus cinco acompañantes cuando fueron alteados por un automóvil del que descendieron dos personas, una de ellas exigió a los demás que se apartaran y directamente le disparó a Ucedo, según la Policía. Tras la osada acción, llevaron como trofeo de guerra la billetera y el abrigo con la insignia del Club Olimpia de la víctima. Hay dos sospechosos identificados, de los cuales uno quedó detenido ayer.

"Tenían luego el objetivo de matar a mi hijo. Cuando le hirieron, se acercaron y le patearon, luego le sacaron la billetera y un abrigo con capucha con inscripción del Club Olimpia. Por eso no voy a dejar que usen atuendos, para no seguir con el drama", reflexionó la madre de familia. Al mismo tiempo, pidió que la Justicia actúe y ponga fin a la cadena de violencia que se genera a causa de "colores y trapos". "La Justicia es permisiva, en dos días ya terminan libres; estoy segura de que mañana van a pasar por mi casa para burlarse de mí. Lastimosamente es así y será peor si no cambia desde arriba", dijo.

"Habrá más madres llorando por nuestros hijos, porque no voy a ser la última, sé muy bien que no seré la última, de seguro que van a querer tomar represalias", vaticinó doña Norma, en medio de los abrazos de consuelo que le daban sus vecinos al enterarse de que, tras varias horas de agonía en el Hospital del Trauma, perdió la vida su hijo en la mañana de ayer. "Es una tristeza que por banderas o colores se hagan así, los jóvenes de acá se conocen todos, compartían en el barrio, en la escuela", se lamentó.

UNA CADENA. La madre aseguró perdonar al que asesinó a su hijo, pero pidió a la Justicia que actúe para que no haya más mamás que pierdan así a sus hijos. "Es una cadena de violencia que no termina. Pido justicia para que no queden más niños sin padres", señaló.

La víctima dejó cuatro hijos huérfanos (2 meses, 2, 5 y 7 años), por quienes dejó de ir a la cancha, según familiares. Pero sostuvieron que el pasado martes fue por insistencia de sus amigos de la barra Ultra Sur del Olimpia.

La disputa en Laurelty entre ambos bandos sería por el dominio territorial, dijeron.