25 de septiembre
Lunes
Mayormente despejado
19°
31°
Martes
Mayormente despejado
20°
33°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Mayormente nublado con tormentas
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 18 de mayo de 2017, 01:00

No queremos más de lo mismo

Nosotros en las tinieblas nos aferramos a la fe de la esperanza para seguir caminando y limpiándonos de los politiqueros con el “¡Que se vayan todos!”.

En frente, los que nos han hecho perder 28 años reordenan sus fuerzas para seguir lo mismo más tiempo. Ahora se vuelven, de palabras en las arengas, católicos fervorosos citando a Dios y autollamándose “la redención del pueblo paraguayo, especialmente de los más pobres”.

Ignoran o no quieren darse cuenta que ya el pueblo “no quiere más de lo mismo”. Y ellos lo son.

Seamos claros:

Hay que poner límite a la cantidad de tierra que puede poseer una persona o grupo, mediante impuestos tan altos que dejen la tierra sobrante al cupo.

Ni un bono soberano más.

Fuerte impuesto a la exportación de la soja.

Dar tierra a los 300.000 campesinos sin ella. Además con ayuda técnica, mercado, créditos, etc.

Total cese de desalojos a campesinos, indígenas y bañadenses.

Cambio del protocolo para usar disparos con balines de goma para reprimir.

Cambio de método de entrada en la UNA como tienen algunas de sus facultades.

Puesta en práctica más extendida de la medicina preventiva con posibilidad de medicamentos.

Agua, electricidad, aeropuertos, etc., no privatizarlos.

Defensa costera adaptada a la avenida Costanera para que no haya más inundaciones.

Etc., etc., etc.

Cito solamente algunos temas que son importantes. Todos ellos hacen que el futuro no sea esa misma cosa que nos ha arruinado esta transición.

Y ojalá los miembros de los dos partidos tradicionales que no son corruptos se atrevieran a salir en público rompiendo el silencio a que se han visto obligados a tener por sus actuales dirigentes. Con su accionar político recobrarían los años que hemos perdido y no harían más de lo mismo.

Paraguay vive meses difíciles.

Pero el pueblo ya abrió los ojos y no quiere más de lo mismo.