7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
domingo 17 de julio de 2016, 01:00

No hay excusas para rehuir el pago de los impuestos

Es lamentable la posición de los futbolistas sobre el pago de impuestos. Paraguay es uno de los países de menor presión tributaria en América Latina y, además, con una estructura sumamente injusta porque los impuestos pesan más a quienes menos tienen. El desarrollo de un país, sobre todo con tanta pobreza y desigualdad como el nuestro, exige políticas públicas y estas deben financiarse con recursos genuinos. Debemos ser conscientes de que si queremos vivir en un país digno no podemos seguir rehuyendo el pago de impuestos. La respuesta debe ser el compromiso por pagar tributos y paralelamente exigir a las autoridades el buen uso de los mismos. Es responsabilidad de todos porque nacimos y vivimos bajo la misma bandera.

Cada vez que el Ministerio de Hacienda propone ampliar su base tributaria, el sector afectado busca mecanismos para evitar ser incluido. Esta vez son los futbolistas. Eludir o evadir impuestos termina no solo disminuyendo la capacidad recaudatoria del Estado sino también impidiendo que el país avance hacia una estructura tributaria más justa.

Todos exigimos más y mejores servicios públicos. Constantemente vemos la demanda de mayor calidad de educación, de salud, de obras de infraestructura y de telecomunicaciones. Exigimos más créditos para la vivienda, queremos mayor apoyo estatal para la apertura de mercados externos y para aumentar los estándares de calidad de la producción paraguaya.

Sin embargo, cuando se plantea pagar impuestos, la respuesta de la mayoría de los sectores de mayor nivel adquisitivo, que también son los que más demandan y utilizan esos servicios, es manifestarse en contra. Esta actitud contradictoria es justificada con argumentos falaces sobre el mal uso de los recursos públicos. Con esta lógica, nunca vamos a dejar de ser el país que no queremos. La respuesta debe ser el compromiso por pagar impuestos y paralelamente exigir a las autoridades el buen uso de los mismos. Esta exigencia se puede dar de diversas maneras.

Por un lado, al ejercer el derecho al voto, dejar de votar a quienes no fueron capaces de hacer buen uso de los recursos de los contribuyentes. Por otro lado, la movilización ciudadana para denunciar y garantizar el uso adecuado de los fondos. Los estudiantes secundarios y universitarios nos han demostrado que cuando hay un real compromiso por el cambio es posible tener logros, pero es necesario persistir en el esfuerzo.

El no pago de impuestos sumado a una actitud conformista es el reflejo del bajo compromiso de un sector de la ciudadanía por construir un país distinto y no contribuye desde ningún punto de vista al desarrollo. El pago de impuestos es parte del pacto social que asumimos al vivir bajo el amparo de una misma Constitución.

Paraguay necesita del esfuerzo de todos. El desarrollo exige una ciudadanía comprometida en el pago de impuestos, en el ejercicio del voto responsable e informado y en la exigencia de una gestión eficiente y apegada a la ley de las autoridades y funcionarios públicos.

Sin estas condiciones, deberemos resignarnos a vivir en un país que se encuentra en la cola de las estadísticas mundiales en todos los ámbitos: social, económico, político, jurídico. Esto significa un país sumido en la pobreza y en la persistencia de desigualdades, lo que a su vez se traduce en inseguridad y en la existencia de conflictos sociales y políticos, situaciones que no convienen a nadie.