21 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 12 de enero de 2017, 01:00

Multas por no tratar agua o dar mal servicio van de G. 7 a 100 millones

El contaminado acuífero Patiño es la fuente de donde se nutren los pozos del Departamento Central y las aguateras o empresas proveedoras del servicio de distribución son responsables de la potabilización del suministro antes que llegue a los hogares. Las multas aplicadas por el Ente Regulador de Servicios Sanitarios (Erssan) en caso de mal servicio ascienden a entre G. 7 millones y G. 100 millones.

Así lo explicó Cristina Muñoz, titular de Erssan, quien aseguró que ante la situación crítica del acuífero (por la filtración de nitrato, coliformes fecales, hidrocarburos y hasta plomo) el ente ha reforzado los controles en las aguateras.

“Nosotros ya habíamos advertido que la fuente de donde se nutren los pozos del Departamento Central, justamente el acuífero Patiño, está contaminado y que tenemos serios problemas con los prestadores”, señaló Muñoz.

Si tras los controles en una empresa proveedora de agua se detecta que la calidad del mineral no es la óptima, la Erssan abre sumarios y debe agotar todas las instancias. Muñoz sostiene que el marco regulatorio permite a la institución todo un proceso de notificaciones, intimaciones y sumarios. Este último arroja como resultado una advertencia, una multa o un pedido de intervención cautelar, que consiste en informar al verdadero titular del servicio: el Poder Ejecutivo.

Podemos pedir anexo otro sistema, una aguatera nunca puede cerrarse “porque el agua tiene connotación social muy fuerte. “Si persisten las infracciones a la ley se deben realizar las acciones de fondo, informar al Ejecutivo”.

Los prestadores, asegura la presidenta de Erssan, están tomando las medidas correctivas para bajar los niveles de los contaminantes.

Lo importante de todo, según Muñoz, es que la fuente misma (acuífero Patiño) de donde se nutren estos pozos pueda cuidarse bien, y eso solo se puede lograr evitando que se contaminen más los recursos hídricos. Ejemplo, “si la ciudadanía deja de arrojar basuras en la calle o las empresas dejan de tirar contaminantes al lago, ríos y arroyos”, indicó.

SIN EXCUSAS. En Central existen 600 sistemas de distribución de agua, que incluyen a la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap), juntas de saneamiento, comisiones, aguateras privadas. Ninguno de estos puede alegar no tener dinero para realizar análisis de control del agua, pues Erssan, según Muñoz, presta la asistencia técnica, porque cuenta con dos laboratorios móviles que se encargan del monitoreo diario.

En estos estudios salen claramente los parámetros que están fuera de rango o sobrepasan los límites admisibles para la distribución del agua. Durante el 2016, la Erssan sumarió a 75 empresas proveedoras de agua, 21 fueron por falta de la tasa retributiva del servicio, 31 por no presentar informe de análisis que acredite que el mineral no contenga contaminantes.