4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de agosto de 2016, 07:49

Muere el neozelandés Chris Amon, "el mejor piloto que nunca ganó"

Redacción deportes, 3 ago (EFE).- El neozelandés Chris Amon, piloto de Fórmula Uno entre 1963 y 1976 y participante en 96 Grandes Premios, falleció a los 73 años víctima de un cáncer en el hospital de la ciudad neocelandesa de Rotorua donde residía desde su retirada.

Amon ha sido considerado por muchos como el mejor piloto que nunca ganó un Gran Premio y, de hecho se creó una especie de leyenda negra sobre su trayectoria y su mala suerte en la pista.

El piloto oceánico pasó por 13 equipos, entre ellos Ferrari, Matra, consiguiendo 11 podios y cinco poles. Era muy rápido en la pista, pero no consiguió que la regularidad y la fiabilidad de sus coches se alinearan con su talento.

De hecho, la mala suerte se convirtió en algo así como una marca comercial de Amon. En el Gran Premio de Italia en 1971 lideró la prueba hasta que la visera de su casco se desprendió a nueve vueltas del final, mientras que en el Gran Premio de Francia de 1972 era primero de forma cómoda cuando un pinchazo le dejó fuera de cualquier opción a la victoria.

Aún así, Amon nunca se consideró alguien con mala suerte. "Soy más afortunado que muchos que murieron en las pistas. Tuve varios accidentes graves, pero apenas me rompí algunas costillas", dijo el finado cuando se retiró de los circuitos.

Amon llegó a Ferrari después de su gran victoria en las 24 Horas de Le Mans junto a su gran amigo Bruce McLaren, con un Ford GT-40 en el año 1966.

Después de retirarse del automovilismo regresó a su natal Nueva Zelanda y ayudó a llevar la granja familiar. En un comunicado emitido este miércoles su familia informó que "Chris luchó contra el cáncer conservando un gran interés en la Fórmula Uno y manteniendo su maravilloso sentido del humor".

Ron Dennis, presidente y CEO de McLaren, ha publicado un comunicado rindiendo tributo al piloto.

"Una profunda tristeza me embargó cuando me enteré de la muerte de Chris Amon. Aunque nunca ganó un GP fue el piloto más grande que nunca lo consiguió. Sin embargo, ganó en Le Mans con un poderoso Ford de 7.0 litros hace exactamente 50 años, su copiloto, fue su amigo y compañero, Bruce McLaren, cuyo nombre todavía adorna el equipo al que he dedicado mi vida laboral", dijo Dennis.

"No he visto a Chris desde hace muchos años, pero, aún así, tengo recuerdos muy gratos de él, y de hecho yo lo describiría como uno de los hombres más agradables que he conocido en mi carrera. Quiero dar las condolencias a su familia y amigos en nombre de los 3.300 integrantes de McLaren. Descanse en paz", concluyó Ron Dennis.