28 de julio
Viernes
Despejado
17°
32°
Sábado
Despejado
19°
32°
Domingo
Despejado
18°
31°
Lunes
Mayormente despejado
17°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
martes 18 de octubre de 2016, 01:00

Motochorros reciben penas de 15 y 20 años por matar

Dos motochorros recibieron 15 y 20 años de prisión por el asesinato de Lializ Alexandra Velázquez Gómez, de 22 años, estudiante de Enfermería. El hecho ocurrió en el barrio Cañadita de Ñemby, en el 2013.

Por matar en un asalto a sangre fría a Lializ Alexandra Velázquez Gómez, de 22 años, fueron condenados ayer dos motochorros.

El Tribunal de Sentencia de Fernando de la Mora integrado por los magistrados Liz Ramírez, Javier Sapena y Leticia Frachi, sentenció a 20 y 15 años de pena privativa de libertad, respectivamente, a Juan José Barrios y Jorge Eduardo Rodríguez Benítez, en carácter de coautor y cómplice, por robo con resultado de muerte.

El autor material, José Andrés Barcovich (quien en el momento del hecho era menor de edad) está preso, pero aún no fue condenado, debido a que se encuentra pendiente en la Corte una acción de inconstitucionalidad. En tanto está prófugo un cuarto involucrado. Se trata de Cristian Manuel Dobal.

La fiscala Claudia Aguilera, de la Unidad Zonal de Ñemby, estuvo a cargo de la investigación. La misma celebró las altas penas impuestas por el colegiado y declaró que es un castigo "ejemplar".

La víctima se encontraba junto a otros amigos en la parada, sobre la ruta Acceso Sur, en el barrio Cañadita de Ñemby, el 10 de noviembre de 2013 a las 22.00 esperando el bus que los llevara hasta el barrio Sajonia, donde reside, luego de salir del Ytororó Country Club, ubicado a 700 metros de donde ocurrió el hecho.

Luego, Barrios, quien manejaba la moto y Barcovich llegaron hasta el lugar y con arma de fuego en mano redujeron a los mismos y los despojaron de sus pertenencias. Los delincuentes fueron apoyados por dos cómplices en otra moto. Se trata de Rodríguez y Dobal.

Nadie opuso resistencia, Barcovich en todo momento apuntó en la cabeza a Lializ, quien les pidió que no le hicieran daño; pero como si le hubiera pedido lo contrario, le disparó sin mediar palabra, y luego se dieron a la fuga.

Lializ fue auxiliada inmediatamente por sus amigos, pero luego falleció en el centro asistencial de Ñemby.