6 de diciembre
Martes
Poco nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 25 de septiembre de 2016, 01:00

“Miramos con preocupación el análisis que se hace del Presupuesto”

El titular del Tesoro no cree que el debate esté ligado a la discusión sobre la reeleción, pero considera que sería muy deseable que el Poder Legislativo pueda aprobar el Presupuesto 2017 tal cual lo presentó el Poder Ejecutivo.

Por Wendy Marton

@WendyMarton

Santiago Peña Palacios, ministro de Hacienda, teme que el Congreso Nacional realice modificaciones al proyecto de Presupuesto General de la Nación 2017, que lo vuelva difícil de ejecutar, y pide que se apruebe sin cambios. También dice que no se planteará una reforma impositiva en lo que resta del Gobierno.

–¿Cómo ve el análisis del proyecto de Presupuesto 2017 por parte del Congreso Nacional?

–Miramos con muchísima preocupación lo que hoy se está discutiendo en el Parlamento con el tema presupuestario, porque esto cuesta mucho hacer y es muy fácil de deshacer. Tenemos que entender que un presupuesto que no refleja las prioridades del Gobierno, finalmente le termina perjudicando a las personas. ¿Y a quiénes les perjudica? Les perjudica más a esos sectores más vulnerables, que por lo general son los que no tienen una representación tan fuerte como tienen los otros grupos de poder que disputan el Presupuesto en el Parlamento.

–¿Cree que en este ambiente de reelección se va a respetar ese proyecto que envió el Ejecutivo?

–No sé si el debate político parlamentario está de alguna manera condicionado por el debate de la reelección. Creo que, indistintamente de que se solucione para sí o para no el debate de la reelección, el debate político presupuestario va a estar ahí, es propio porque esta es la oportunidad que los legisladores tienen para revisar institución por institución, y se vuelve casi como una interpelación a todos los ministros y presidentes de entes, y creo que es un derecho que ellos sienten que no quieren perderlo.

–¿Y cuál sería la alternativa?

–Por eso hemos planteado que sería muy deseable que el Legislativo pueda aprobar el Presupuesto así tal cual lo presentó el Ejecutivo, teniendo en cuenta que es un Presupuesto donde no hay grandes cambios con respecto al vigente, y lo que se busca es blindar justamente a los sectores más vulnerables. Pero no vemos que haya ese nivel de entendimiento o colaboración por parte del Legislativo.

–¿La Ley 5074/13 (llave en mano) va a generar déficit fiscal cuando se implemente?

–Estamos evaluando que no, que los proyectos de la Ley 5074 se van a complementar con los proyectos de obras tradicionales. Y obviamente, en la medida que haya más desembolsos en proyectos de la 5074, debería haber menos desembolso de otras fuentes de financiamiento. Estamos cumpliendo con la Ley de Responsabilidad Fiscal, vamos a seguir en esa misma línea, y creemos que en la medida de que tengamos una economía que vaya creciendo, recaudaciones que vayan creciendo, vamos a tener mayor espacio para inversión pública, y obviamente una reducción en el componente de gasto corriente.

–¿Cómo se hará esa reducción de gastos corrientes?

–Te doy un ejemplo: del año pasado a lo que estimamos que vamos a cerrar este año, tenemos ya una reducción del gasto salarial, como porcentaje del PIB, de 0,5%. Y no existe un país que pueda reducir de un año para otro el gasto salarial en 0,5% del PIB. Eso quiere decir que tenés medio por ciento del PIB que podés estar gastando en otra cosa ¿En qué estamos gastando? En inversión, en programas sociales, entonces ese es un cambio que para el ciudadano común y corriente no es muy notorio, pero desde el punto de vista de política fiscal es un avance enorme.

–Hay críticas de los sectores empresarial y de economistas porque cada tanto se habla de modificar ciertas tasas o aplicar ciertos tributos. ¿Esto no resta seriedad sobre la discusión?

–La línea que trazó el presidente de la República (Horacio Cartes) es: tenemos que mantener un régimen tributario sencillo, atractivo, pero tenemos que pagar todos. Su línea ha sido la de reducir los niveles de evasión y hacer que todos paguemos el 10, 10, 10, 10 (IVA, Iracis, IRP, Iragro) y sobre esa línea hemos venido trabajando. Si uno ve las decisiones de política tributaria que ha impulsado el Poder Ejecutivo, en ningún caso ha habido la creación de un impuesto o el aumento de un impuesto por encima del 10%.

–¿Y los cambios que se hicieron?

–Hemos propuesto, a comienzos del Gobierno, la modificación del Imagro, donde se dijo: señores, quitemos la exoneración del IVA al sector agropecuario, que paguen también un IVA del 5% y con un esquema de devolución del 50% de ese IVA. No se creó ningún impuesto, se eliminó una exoneración. Después extendimos el IVA al sector cooperativo, no fue un impuesto nuevo, hicimos lo mismo para el IVA al sistema financiero que estaba al 5%, y lo llevamos al 10%; y lo mismo para las asociaciones de empleados. También en el tema de las motos, donde entendimos que el IVA a las motos debería pasar del 4% al 10%. En ningún caso el Poder Ejecutivo planteó la creación de un nuevo tributo o el aumento de un tributo por encima de la tasa máxima que está establecida. Seguimos en una lucha frontal hacia la evasión, reducir los niveles de informalidad y llevar todas las tasas al 10%. Y esto obviamente ha generado un debate constante, y en la medida que vemos oportunidades para avanzar en esa línea la seguiremos haciendo.

–¿En ese contexto se puede esperar entonces que la tasa del IVA para frutas y verduras y para productos farmacéuticos llegue al 10% al término de este Gobierno?

–No te diría si es parte de una política, porque en los productos de la canasta básica hay una consideración social. En el caso de los productos farmacéuticos, el mismo gremio en alguna ocasión nos ha planteado subir, porque para ellos se genera una distorsión muy importante porque compran con un 10% y después venden con 5%. En algún momento nos generó la duda, pero no es un tema que tenemos hoy en carpeta. Creo que debería ser parte de un debate, pero no es un tema que tenemos como objetivo decir: lleguemos al 2018 con un IVA (del 10%) para las frutas y verduras y los productos farmacéuticos. Si se da la oportunidad y hay un consenso, creo que podemos avanzar, pero eso no es parte hoy de la agenda.