9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 3 de septiembre de 2016, 18:16

Miles de chilenos se reúnen en Santiago en evento "Celebración por la vida"

Santiago de Chile, 3 sep (EFE).- Miles de personas se reunieron en la tarde del sábado en la capital chilena en el marco de la "Celebración por la vida", una actividad organizada por las Iglesias cristianas en contra del aborto y que contó con la presencia, entre otros, del cardenal arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

La masiva convocatoria se realizó en el Paseo Bulnes, una avenida situada frente al Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, cuyo objetivo fue "promover el derecho a la vida de la persona que está por nacer, como también llamar a la conciencia respecto de la donación de órganos".

También abogaron por sueldos y pensiones que permitan una vida digna para trabajadores y adultos mayores, la importancia de la inclusión de los inmigrantes y la promoción del buen trato para combatir el 'bullying' (violencia y burla en los colegios y trabajos).

En una carta de Ezzati invitando a la actividad había expresado que Chile enfrenta en estos días momentos complejos "y se adoptarán decisiones que no nos pueden dejar indiferentes, ya que está de por medio el sagrado valor de la vida desde su concepción hasta su muerte natural, vida que debemos no sólo proteger sino promover en todas sus dimensiones".

El prelado hacía alusión a un proyecto del Gobierno de Michelle Bachelet, que lleva casi dos años en el Congreso, que busca despenalizar el aborto en los casos de inviabilidad del feto, peligro de vida para la madre y cuando el embarazo sea producto de una violación.

En los tres casos, la iniciativa otorga a la mujer la libertad de elegir entre la interrupción del embarazo o mantenerlo hasta su término, pese a lo cual ha sido objeto de fuertes críticas y rechazo por parte de la derecha política, sectores de la oficialista Democracia Cristiana y grupos denominados "defensores de la vida".

También los convocantes exigían el fin del sistema privado de pensiones impuesto en 1981 por la dictadura de Augusto Pinochet.

Desde hace 25 años, los ciudadanos chilenos están obligados a depositar sus ahorros de jubilación en cuentas individuales manejadas por entidades privadas conocidas como Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Actualmente, el 90,75 % de los jubilados de Chile recibe pensiones inferiores a 154.304 pesos mensuales (233 dólares), casi la mitad del sueldo mínimo establecido en el país suramericano, según un informe publicado por la Fundación Sol.

En tanto, la exministra democristiana Soledad Alvear, presente en el acto, sostuvo en un comunicado que una sociedad justa debe garantizar las condiciones necesarias "para que el anuncio de cualquier nueva vida en gestación pueda ser recibida como una buena noticia por su familia y para que toda persona nacida pueda vivir en conformidad a su dignidad".

"Es responsabilidad de la comunidad completa trabajar para que esas condiciones se cumplan. Una sociedad justa no es una sociedad individualista, sino que, por el contrario, una sociedad justa se preocupa de cada uno de sus miembros y especialmente de los más desaventajados y débiles", aseveró Alvear.

Añadió que "la riqueza que hemos alcanzado debiera ponerse al servicio de todos los hijos de esta tierra pero se acumula en pocos bolsillos. Es urgente realizar las reformas que permitan a todos la posibilidad de vivir una vida buena. Los que amamos la vida y la libertad, amamos también la justicia", apostilló.

Soledad Alvear se refería a que en Chile la riqueza esta en manos de sólo un 5 % de los 17 millones de habitantes que tiene este país, de acuerdo a datos de expertos.

Al evento que concluyó sin incidentes convocaron las Iglesias católica, ortodoxa, anglicana, pentecostal, metodista pentecostal y neopentecostal, entre otras.