10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
31°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 15 de julio de 2016, 01:11

Miles asisten al funeral del negro asesinado por la Policía en Minesota

Washington, 15 jul (EFE).- Miles de personas, unas 3.000 según medios locales, asistieron hoy al funeral de Philando Castile, el afroamericano asesinado la semana pasada por la Policía en Minesota cuya muerte desató las protestas que terminaron en la muerte de 5 policías.

Castile, de 32 años, fue asesinado el pasado miércoles en Falcon Heights (un suburbio de Minneapolis) al recibir varios disparos efectuados por un policía que le detuvo en su vehículo por una infracción leve de tráfico.

Su asesinato llegó al día siguiente del de Alton Sterling, un hombre negro de 37 años, en Baton Rouge (Luisiana), también a manos de la Policía. Ambos incidentes fueron grabados en vídeo y su difusión generó numerosas protestas.

El féretro de Castile, de color blanco, llegó transportado en un carruaje de caballos, también blanco, a la Catedral de San Pablo de Minneapolis, donde tuvo lugar una ceremonia que duró una hora y media.

"Una vez más, aquí tenemos la muerte de un hombre negro cuya vida fue arrebatada por un agente de Policía", dijo el reverendo Steve Daniels, que ofició la ceremonia y que también afirmó que los afroamericanos están cansados de morir asesinados "por error".

La madre del fallecido, Valerie Castile, denunció, por su parte, que el asesinato de negros "hace demasiado que dura". "Yo lo solía ver en televisión, veía otros padres en las mismas circunstancias y pensaba, 'ojalá nunca me suceda a mi'. Pero sucedió", dijo.

A la ceremonia asistió una niña, hija de la novia de Castile, que vio morir al joven a balazos en el interior del vehículo.

También el gobernador de Minesota, Mark Dayton, así como sus dos senadores, Amy Klobuchar y Al Franken.

Las muertes de Castile y de Sterling reflotaron las tensiones raciales y provocaron una ola de protestas lideradas por el movimiento "black live matters" (las vidas de los negros importan).

En una de ellas, en Dallas (Texas), un francotirador asesinó a cinco policías blancos.