17 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 18 de abril de 2017, 01:00

Michel Temer espera renuncia de ministros acusados de soborno

El presidente de Brasil, Michel Temer, dijo el lunes que prevé que algunos ministros renuncien tras verse implicados en una enorme investigación por corrupción, pero afirmó que eso no impedirá que su Gobierno apruebe importantes reformas económicas.

Ocho de los ministros de Temer fueron mencionados por ejecutivos del grupo de ingeniería Odebrecht SA en testimonios de delación compensada divulgados la semana pasada.

Los ministros investigados son Eliseu Padhila, jefe de Gabinete (PMDB), Wellington Moreira Franco, secretario general de la Presidencia (PMDB) , Aloysio Nunes, canciller (PSDB), Blairo Maggi (PP), ministro de Agricultura, Gilberto Kassab (PSD), ministro de Ciencia y Tecnología, Helder Barbalho (PMDB), ministro de Integración Nacional, Bruno Araújo (PSDB), ministro de Ciudades y Marcos Pereira (PRB), ministro de Comercio Exterior.

Temer reiteró que no despedirá a ningún ministro antes de que sean acusados formalmente por fiscales, lo que podría tomar meses o incluso años. Sin embargo, dijo que el escándalo es “vergonzoso” y podría llevar a que algunos funcionarios renuncien.

“Es muy probable que algunos ministros se sientan incómodos y piensen que no podrán continuar”, declaró el mandatario en una entrevista con una radio local.

Los testimonios de los ejecutivos de Odebrecht agravaron una crisis que comenzó hace tres años con una investigación sobre sobornos en la petrolera con presencia estatal Petrobras y que ya contribuyeron al proceso que llevó a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff el año pasado.

El mismo Temer fue citado por uno de los ejecutivos de Odebrecht, Marcio Faria, como una de las personas que participó de una reunión para confirmar del pago de un soborno, algo que fue rotundamente negado por el mandatario.

El presidente ha intentado de que el escándalo no frustre sus esfuerzos por conseguir la aprobación de reformas laborales y del sistema de pensiones necesarios para mantener bajo control las finanzas públicas en los próximos años.

Las reformas también son consideradas cruciales por los inversores para sacar a Brasil de la recesión. reuters-afp