22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de mayo de 2017, 09:07

Merkel critica el "callejón sin salida" del aislacionismo y el proteccionismo

Berlín, 3 may (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, rebajó hoy las expectativas sobre la presidencia germana del G20 por las diferencias entre sus miembros, pero reivindicó la vigencia de la cooperación internacional frente al "callejón sin salida" que supone "el aislacionismo y el proteccionismo".

Merkel, al intervenir en un foro de organizaciones empresariales de los países del G20 en Berlín, evidenció así las dificultades con las que está topando Berlín para hacer avanzar su agenda, basada en el multilateralismo y el libre comercio, en un escenario que ha cambiado notablemente desde la llegada a la presidencia de EEUU de Donald Trump.

La canciller aseguró que "mantener lo alcanzado el año anterior", durante la presidencia china del G20, sería ya "un éxito" en sí mismo.

Poner de acuerdo a los miembros del G20 -China, la India, la UE, EEUU, Indonesia, Brasil, Rusia, México, Japón, Alemania, Turquía, Francia, el Reino Unido, Italia, Sudáfrica, Corea del Sur, Canadá, Argentina, Arabia Saudí y Australia- es todo un "reto", justifico Merkel tras recordar los distintos sistemas de gobierno y grados de desarrollo de las principales economías avanzadas y emergentes.

No obstante, defendió la cooperación internacional y subrayó que los 20 miembros mantienen -pese a sus diferencias- su "voluntad" de entenderse y trabajar conjuntamente "porque saben que hay que dar forma a la globalización".

"La mera existencia del G20 muestra que el aislacionismo y el proteccionismo llevan a un callejón sin salida y que no son el camino hacia adelante", afirmó la jefa del Gobierno alemán.

El G20 es un foro informal, pero se ha convertido en un importante "medio de cooperación global", en un instrumento que "abre caminos" en los "grandes problemas" internacionales desde la crisis financiera de 2008, argumentó Merkel.

Alemania, explicó, aspira a que ese foro sirva para moldear un orden global que permita "aprovechar las oportunidades de la globalización" y reducir "sus riesgos".

Destacó en ese sentido la importancia de apostar por el "crecimiento inclusivo" y fomentar el desarrollo de los países menos avanzados en términos económicos, un área en el que se enmarca su propuesta de un "Acuerdo con África".

Más allá de lo meramente económico -área de trabajo inicial del G20-, la canciller habló de la necesidad de que este grupo de países aborde otras cuestiones conjuntamente, como la lucha contra el cambio climático, la batalla contra la pobreza o la reacción ante las pandemias y los flujos masivos de refugiados.

Merkel aplaudió en ese contexto el papel de las organizaciones económicas internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la Organización Mundial de Comercio y la Organización Internacional del Trabajo.

Como éxitos del multilateralismo, citó el Acuerdo de París contra el calentamiento global y la Agenda 2030 de Naciones Unidas, donde se fijan una treintena de objetivos para el desarrollo sostenible a nivel global.

El discurso de Merkel fue bien recibido entre los representantes de las organizaciones empresariales, que le entregaron un documento de "propuestas" en gran medida coincidente con las posiciones políticas de la canciller.

"En nuestro mundo interconectado, la cooperación internacional es clave para obtener los beneficios, pero también para afrontar los retos", asegura el texto acordado por las patronales del G20, donde se sostiene que "éste no es tiempo para acciones en solitario".

A su juicio, "las medidas nacionales aisladas tienen el riesgo de causar fragmentación y fragilidad" cuando lo que ahora se precisa es "resistencia", algo que "sólo se puede lograr a través de la colaboración internacional".

Los empresarios también demandan reforzar el sistema comercial internacional, promover y ayudar a las pymes, mejorar la conectividad, implementar el Acuerdo de París, avanzar en la transición hacia las energías renovables, aumentar la financiación de infraestructuras, liberalizar los mercados de trabajo y abrazar el desarrollo tecnológico.

Juan Palop