17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 4 de febrero de 2017, 02:50

Mercado emergente y muestra alternativa para el arte asiático en la India

Nueva Delhi, 4 feb (EFE).- La feria de arte contemporáneo India Art Fair, la más importante del país asiático, muestra un mercado emergente con aspiraciones de convertirse en ventana comercial y reivindicativa para los artistas originarios del Sur de Asia.

A punto de cumplir diez años, la India Art Fair muestra estos días uno de los puntos de encuentro en el sector del arte entre occidente y oriente, con coleccionistas indios y de distintas partes del planeta a la caza de obras de arte con potencial y con posibilidades de revalorizarse en el futuro.

Galeristas intentando colgar el cartel de "sin existencias", hacen contactos y se dan a conocer en este competitivo sector en esta novena edición, en la que hasta mañana domingo participan 53 galerías de la India y de sitios tan dispares como Estados Unidos, Grecia, Portugal o Bangladesh.

"Desde hace años mi galería está interesada en el mercado asiático y después de años acudiendo a (la feria de) Hong Kong y Shanghai, he decidido venir por primera vez a Delhi", explicó a Efe uno de los galeristas participantes, el vienés Lukas Feichtner.

Feichtner, que también expondrá la obra de sus artistas patrocinados en la próxima feria de arte Art Central Hong Kong, otra de las citas de referencia del circuito asiático, apuntó que la India se está convirtiendo en "un mercado interesante y en crecimiento de cara al futuro" en el negocio del arte contemporáneo.

En la India Art Fair los coleccionistas pueden encontrar pinturas, instalaciones o fotografías tasadas entre los 3.500 (las más económicas) y los 55.000 euros.

Frente a unos instantáneas de Mahatma Gandhi, uno de los padres de la India independiente e icono del pacifismo, la india Parul Singh hace cuentas y piensa si invertir miles de euros en estas fotografías en blanco y negro.

"No soy una gran entendida, pero estas imágenes (tomadas por uno de los sobrinos de Gandhi) me han llamado la atención, aunque vengo con la idea de comprar otro tipo de pieza", contó a Efe Singh, que acude a esta cita todos los años y que se define como "pequeña coleccionista".

La responsable de la galería delhí Nature Morte, Apajarita Jain, que participa en la India Art Fair desde su primera edición, explicó que con el paso de los años la feria se ha vuelto "más sofisticada" y la afluencia de compradores se ha incrementado.

"Vienen más y además compran más", explicó Jain, que llevó a artistas indios y paquistaníes y que contó que en otros años ha agotado sus existencias.

"Se ha convertido en la (feria) más importante del sector en el subcontinente indio", concluyó después de atender a un grupo de clientes que se fue con las manos vacías: "aún es pronto para vender, son piezas caras y lleva su tiempo realizar una buena venta", dijo.

A unos metros del puesto de Nature Morte se encuentra el del artista y galerista bangladesí Promotesh Dash Pulak, que destaca que exponer aquí es una "gran oportunidad".

Cuenta que los creadores de su país se encuentran en "dificultades" por la delicada situación que viven los intelectuales en Bangladesh, así como por la escasez de coleccionistas en su país de origen.

"Nuestra galería (Britto Arts Trust, Dacca) es colectiva y no tiene ánimo de lucro", contó frente a una revisión de un artista local de la obra "El nacimiento de Venus" (Botticelli) en la que, a diferencia de la pintura original, la diosa aparece cubierta por ropa.

La falta de una red de coleccionistas en Bangladesh provoca que los artistas locales se vean en una situación precaria en un momento en el que "el valor de las piezas de arte contemporáneo producidas en la zona está creciendo", reflexionó el creador.

Frente a la precariedad de los creadores bangladesíes, los coleccionistas de arte contemporáneo parecen dispuestos a invertir generosamente en la novena edición de la India Art Fair.

"Este año gastaré como mucho 500.000 rupias (unos 6.800 euros)", comentó a Efe una compradora india ataviada con un elegante sari.

Teresa Cambril