19 de enero
Jueves
Mayormente despejado
25°
37°
Viernes
Mayormente despejado
25°
35°
Sábado
Mayormente despejado
24°
34°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 8 de enero de 2017, 07:39

Menos colas y más comercio en las India tras dos meses de crisis de liquidez

Nueva Delhi, 8 ene (EFE).- La India comienza a mostrar menos colas en cajeros automáticos y bancos, y más actividad comercial al cumplirse hoy dos meses de la retirada de billetes que mantiene al país sumido en una grave crisis de liquidez.

El Gobierno afirmó que el impacto de la repentina retirada de los billetes 500 y 1.000 rupias (7 y 14 dólares) la medianoche del 8 al 9 de noviembre está tocando a su fin, mientras los pocos cajeros que hoy permanecen abiertos a pesar de ser domingo registran apenas la mitad de colas que hace unas semanas.

El período de inconvenientes "se está acabando. La actividad económica se está restaurando. Los bancos tienen hoy mucho más dinero disponible para prestar" y fomentar el crecimiento, aseveró en un comunicado el ministro de Finanzas, Arun Jaitley.

No obstante, a medida que mengua el impacto de la medida en la población, su huella se hace más patente en la economía india, actualmente una de las más dinámicas del mundo y la absoluta prioridad del Ejecutivo de Narendra Modi.

El titular de Finanzas reconoció que la retirada de los billetes y la consecuente caída de la actividad comercial tendrán un "impacto pasajero" en la economía, si bien insistió en que a medio y largo plazo el Producto Interior Bruto (PIB) será "mayor y más limpio".

"El dinero que entra en el sistema bancario y se gestiona oficialmente dará un amplio margen para una fiscalidad superior, tanto directa como indirecta", argumentó en la nota, difundida en sus cuentas en redes sociales con motivo de los dos meses de la medida.

A las recientes rebajas en las previsiones de crecimiento por parte de agencias crediticias, se sumó esta semana el último dato de la Oficina Central de Estadísticas, que previó un PIB del 7,1 % para el presente año fiscal, medio punto por debajo del pronóstico ofrecido hace unos meses por el Ministerio de Finanzas.

A falta de un trimestre para que finalice el año fiscal en el país (del 1 de abril de 2016 al 31 de marzo de 2017) y a pesar de que la medida hizo caer la inflación de forma inmediata, se espera una ralentización en el crecimiento incluso desde el central Banco de Reserva de la India.

Los billetes retirados constituían un 86 % del efectivo en circulación y un 12,2 % del PIB, pero a la mayoría de los ciudadanos de a pie les preocupa más la primera de las cifras con el consecuente impacto en sus vidas diarias.

Frente a un cajero automático en el centro de Nueva Delhi, la joven Rakshna Kumari explica a Efe que hoy le llevó apenas 15 minutos retirar dinero, cuando hasta hace poco debía esperar más de una hora para lograrlo.

La joven afirma que, si bien las colas son ya "más cortas", la escasez de billetes de menor denominación aún le impide sacar 1.000 rupias si lo desea y la obliga a retirar 2.000 (29 dólares), el billete de más valor de los dos emitidos para sustituir a los retirados.

Roshni Sharma, de 20 años, que también acaba de retirar dinero, cuenta a Efe que la disponibilidad de efectivo es ahora mayor que hace un par de semanas y agrega que en general las tiendas suelen tener cambio para ofrecerle o, en su defecto, alternativas para el pago electrónico.

Al otro lado de la calle, el conocido mercado callejero de Janpath ha recuperado su habitual bullicio y decenas de personas se abren paso a codazos para llegar a primera línea de los puestos de ropa, calzado o complementos.

En uno de ellos, el tendero saca un gran fajo de billetes de 100 rupias (1,5 dólares) para dar cambio a una clienta, algo que, explica uno de sus compañeros, llevan pudiendo hacer desde hace más de un mes.

Hace hoy dos meses Modi comparecía ante la nación para anunciar la eliminación de los billetes 500 y 1.000 rupias, apenas un par de horas antes de que ésta se hiciese efectiva la medida, dirigida a luchar contra el dinero negro y la corrupción.

En las semanas siguientes, su Ejecutivo emitió sobre la marcha decenas de órdenes e implementó a diario cambios en los límites a cambiar o ingresar para tratar de paliar la crisis de liquidez.

El pasado 30 de diciembre terminó el plazo para ingresar los antiguos billetes en los bancos.

Noemí Jabois