9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 28 de julio de 2016, 01:00

Mellizos de la

El padre Zislao, salesiano, desde el año 1977 ha unido su vida a lo que ha sucedido en Puerto Casado. En esta ciudad he estado con él y me enseñó toda su historia, completada en sus visitas a Asunción. Últimamente estuvimos juntos en sesiones del Juicio a los presos por la masacre de Curuguaty.

Acabo de recibir un escrito suyo muy sugerente sobre Pto. Casado y Curuguaty, los mellizos del mismo camino.

“ Pto. Casado, en pos de su dignidad y soberanía, en la era democrática, con sus gritos y marchas, con la Constitución Nacional, las Leyes de la Reforma Agraria, con aval del Poder Legislativo y Promulgación del Ejecutivo, con la solidaridad nacional e internacional, un 5 de agosto de 2005, vía expropiación, legalizó su legítimo territorio.

La explosión de alegría fue enorme y compartida.

Dos años más tarde Sindulfo Blanco y José Altamirano, de la Corte Suprema determinaron que el territorio no nos pertenecía porque el patrón (secta Moon) lo compró.

La indignación, el dolor, la rabia y repudio se apoderaron del pueblo casadeño.

Lo afirmado sobre la Causa Casadeña en el Caso Curuguaty se ha repetido en la sala del juicio oral el 11 de julio.

“Escuchen las víctimas, testigos, familiares, ‘condenados’, los profesionales en las leyes e investigaciones, escuchen las organizaciones sociales, eclesiales, internacionales, escuchen los que quieran saber lo que pasó en Curuguaty, aquí está el Tribunal de Sentencia, el único en decir la verdad”.

Somos muchos casadeños y casadeñas que en calidad de condenados por la Corte Suprema nos hacemos presentes con abrazo solidario y un saludo en Cristo a los Mellizos de Curuguaty que como el crucificado, saben ya de una “condenación”...

Añado: Los mellizos en sufrir condenaciones de la in-Justicia, en el Paraguay actual, no son solamente dos (Pto. Casado y Curuguaty). Desde 1989 son ya varias decenas de asentamientos y grupos campesinos.