jueves 24 de julio
Cotización del DÓLAR
G 4320
compra
G 4400
venta
DÓLAR
G 4320
compra
G 4400
venta
PESO AR
G 340
compra
G 390
venta
REAL
G 1820
compra
G 1890
venta
PESO UY
G 160
compra
G 250
venta
EURO
G 5850
compra
G 6050
venta
YEN
G 35
compra
G 44
venta
clima
12º C
Lluvioso
Edición Impresa
Arte y Espectáculos
domingo 22 de julio de 2012, 00:00

Megaorquesta Sonidos de la Tierra deleitó anoche en la villa serrana

Un repertorio variado ofrecieron las diferentes orquestas del proyecto musical y comunitario Sonidos de la Tierra, en el marco de sus 10 años de historia, que reunió a casi 2.000 niños, adolescentes y jóvenes de todos los rincones del país frente a la explanada del Santuario Nacional de Caacupé.

0
Imprimir Agrandar Achicar

Por Sergio Noé

snoe@uhora.com.py

En el concierto ofrecido ayer se presentó la Orquesta Remberto Giménez, integrada por músicos principiantes, para luego dar paso a la Orquesta Sinfónica José Asunción Flores, conformada por instrumentistas avanzados. La cita se inició cerca de las 19.00 con Qué linda es mi bandera, de Mauricio Cardozo Ocampo.

Durante la velada, el maestro Luis Szarán, impulsor del proyecto Sonidos de la Tierra, recibió el título de Embajador turístico en el mundo, de manos de la ministra de Turismo, Liz Cramer.

En el último tramo, el protagonismo fue para la megaorquesta de Sonidos de la Tierra, con guitarras, batucada de barrios y solistas, que ofreció un repertorio con temas de inspiración folclórica y de corte mundial. La gran orquesta, de casi 1.500 instrumentistas, con apoyo de 500 coristas, dieron el broche final al Seminario Nacional de Coros y Orquestas Juveniles, realizado en la villa serrana.

Entre las propuestas de la noche, que contó con una nutrida concurrencia, figuran Canto de mi selva, de Herminio Giménez, y Cholí, de Asunción Flores; además de Ne porã che Paraguay, de Carlos Sosa.

También se escuchó Himno a la alegría, de Beethoven; así como el clásico mexicano La bamba; Candombe para José, del argentino Roberto Ternán; y Color Esperanza, de Diego Torres.

Entre los músicos se encontraban niños y jóvenes del Chaco, Concepción, Amambay, Alto Paraná, Caaguazú, Cordillera, Central, entre otros. "Estoy muy contenta, ensayamos todo el día para este concierto, es una gran experiencia", dijo Brenda Stafani (19), una joven invidente de Encarnación que ejecutó la flauta traversa en la orquesta.

ENSAYOS. Desde el martes pasado, la delegación de artistas se preparó para la presentación final. Ayer, tras el último ensayo el maestro Luis Szarán, con un marcador estampó su firma en decenas de guitarras a pedido de los jóvenes. Los instrumentistas se albergaron en el seminario San José, en los colegios Cristo Rey y Multilateral, y la Gobernación.

ORQUESTA DE RECICLADOS VIAJA A PANAMÁ

Una delegación de 14 músicos viajará mañana a Panamá, donde los integrantes de la Orquesta de Instrumentos Reciclados ofrecerá una serie de presentaciones.

Los niños y jóvenes músicos, dirigidos por Favio Chávez, llevarán un repertorio con obras de reconocidos autores paraguayos, universales y de inspiración folclórica de Panamá. Entre los músicos hay jóvenes provenientes de la zona del vertedero asunceno de Cateura.

Hasta finales del año pasado, la Orquesta de Instrumentos Reciclados perteneció al proyecto Sonidos de la Tierra, impulsado por Luis Szarán desde hace 10 años.

Actualmente, según explica Chávez, el proyecto se maneja de modo independiente, gracias a la autogestión de los padres y la comunidad.

"LA ORQUESTA QUE SE FORMÓ ES HERMOSA"

"Acompaño a varios jóvenes que vienen de San Lorenzo; yo tengo una hija violoncelista. La gran orquesta que se formó frente a la Basílica me parece hermosa, algo conmovedor. Juntar a tanta gente para hacer música, en especial a los jóvenes, hoy es algo muy digno de admirar. Acá se ve que los niños y adolescentes tienen un talento increíble".

"ES SORPRENDENTE ESCUCHARLOS TOCAR"

"Tengo una hija que ejecuta el violín; somos de Villa Elisa. Ver a los jóvenes juntos y tocando aquí en Caacupé, me parece impresionante; esto los aleja de los vicios y también les proyecta como seres humanos. Hay chicos que vinieron de lo más lejano del Chaco, y verlos y escucharlos es sorprendente. Creo que con esto, el maestro Szarán escribe en oro su paso por la vida".

0 Comentarios