22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 30 de abril de 2017, 01:00

Megaasalto desnudó cómo el Estado cedió control de frontera a criminales

El megaasalto en Ciudad del Este, en el cual –en la madrugada del lunes pasado– cerca de 60 asaltantes tomaron parte de la ciudad fronteriza con Brasil durante casi 4 horas, enfrentándose a la Policía y haciendo estallar explosivos para robar casi 12 millones de dólares de la bóveda de Prosegur, desnudó cómo el Estado perdió el control de la frontera brasileña ante el crimen organizado.

Un video filmado por un policía durante el enfrentamiento con los asaltantes dejó en claro la inferioridad armamentística de las fuerzas del orden. “Ja’upa ñande bala”, advierte un policía al tiempo de pedir a un compañero que “administre” mejor las municiones, mientras otro pide al “jefe” que sea él el tirador porque tiene “pulso”.

Del otro lado, los criminales del Primer Comando Capital utilizaron fusiles automáticos, ametralladoras, armas con luz infrarroja y un antiaéreo de calibre .50, además de varios explosivos que detonaron para hacer volar la fachada de la empresa de seguridad y así llegar a la bóveda.

A pesar de que el enfrentamiento duró 4 horas, la Policía en ningún momento tuvo la capacidad de reacción para recuperar el control del perímetro tomado por los delincuentes, 400 a 500 metros a la redonda de Prosegur.

A pesar de haber sido ampliamente superada, la Policía de la zona no puede aducir que fue sorprendida. Juan Fernández, el ahora sustituido jefe de Policía de Alto Paraná, contó que se manejó información de un ataque del Primer Comando Capital en la zona, pero solo se reforzó la seguridad de Santa Rita. El dato de inteligencia era manejado por el Ministerio del Interior, pero de todas formas no se delinearon estrategias para proteger la frontera.

De hecho, solamente este año se perpetraron dos asaltos similares en Bolivia y Brasil, en los cuales las autoridades sindicaron a la organización brasileña denominada PCC como la responsable de los millonarios robos.

DEL OTRO LADO. Recién al cruzar a Brasil los criminales se encontraron con resistencia. El saldo del enfrentamiento con la Policía Federal fue de tres fallecidos, dos heridos, cuatro vehículos rescatados y la recuperación de una parte del botín: unos 1.275.030 dólares, 219.450 reales y 733.640.000 guaraníes. Hasta ahora, las 16 detenciones realizadas por el megaasalto estuvieron a cargo de la Policía del Brasil.

Mientras tanto, de este lado de la frontera, la Policía protagonizó una serie de episodios bochornosos y confusos.

El martes, el comisario Fernández contó que ordenó a la comisaría de Hernandarias obstruir el escape de los asaltantes en la madrugada del lunes con camiones o tractores, pero los agentes de la sede policial ignoraron la orden.

El miércoles, un helicóptero policial perdió una portezuela en pleno vuelo, cuando se dirigía a Hernandarias para apoyar un operativo. La pieza de la aeronave cayó sobre una vivienda de Ciudad del Este.

El jueves, una comitiva fiscal policial allanó una mansión en el Paraná Country Club de Hernandarias. En principio, la Policía informó que se trataba del lugar desde donde se planeó el asalto e incluso se incautaron de un dron presuntamente utilizado para captar imágenes aéreas de Prosegur.

Sin embargo, horas después la Fiscalía liberó al hombre detenido en el lugar, identificado como Wellington Tiago de Miranda Rossini. Esto generó supuestas ronchas dentro de las filas policiales y el ministro del Interior, Lorenzo Lezcano, finalmente intervino para conformar un equipo conjunto de trabajo.

PRESENCIA ANTIGUA. La presencia del Primer Comando Capital en Paraguay data de casi dos décadas, especialmente en ciudades fronterizas como Pedro Juan Caballero. No obstante, el panorama cambió tras el crimen de Jorge Rafaat en junio del 2016.

Sindicado como uno de los mayores peces gordos del narcotráfico en la frontera, Rafaat fue asesinado en un aparatoso atentado en el 2016 en la capital de Amambay. El mismo Gobierno acusó al PCC, en alianza con Jarvis Chimenes Pavão, como el responsable del crimen.

Referentes antidrogas explicaron que Rafaat era uno de los principales enemigos del PCC ya que estaba en contra de que se instalen en Paraguay. Tras su muerte, autoridades policiales advirtieron sobre la venida definitiva a Paraguay del grupo criminal brasileño con más de 20.000 integrantes.

La presencia de esta organización en Alto Paraná también es longeva. Tan solo unas semanas atrás, el departamento de Estado de Estados Unidos emitió un informe en el que advirtió que el lavado de dinero, narcotráfico y tráfico de armas gozan de buena salud en Ciudad del Este.