30 de abril
Domingo
Muy nublado
17°
24°
Lunes
Parcialmente nublado con chubascos
18°
24°
Martes
Mayormente despejado
19°
27°
Miércoles
Nublado con chubascos
19°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 17 de febrero de 2017, 01:00

Médico y obstetra desvinculados aún aguardan por su reincorporación

Al doctor Raúl Ernesto Morel Aponte y su compañera de trabajo Liz Carolina Castillo aún les cuesta creer que sus contratos no hayan sido renovados, luego de dedicarse por entero a llevar salud a las 40 familias de la comunidad de La Patria (Chaco paraguayo) y poblaciones aledañas. Según adujeron, las desvinculaciones se habían dado por ausencias injustificadas, lo cual es negado por los profesionales.

Morel detalla que durante todo un mes disponía de solo seis días para ausentarse, dividido en periodos de tres días. Ese tiempo era aprovechado para visitar a su familia que se encuentra en Villa Elisa. Para recorrer los 647 kilómetros entre un punto y otro para ver a su esposa y su hijo, el médico viajaba entre 15 y 17 horas.

Detonante. En mayo de 2015, el doctor y otras personas que integraban el personal de salud de la USF fueron a la comunidad indígena Misión Santa Rosa, distante a 60 kilómetros de La Patria, a prestar servicio. Antes de la atención médica, realizaron visitas casa por casa, donde pudieron constatar el abandono del sistema de salud hacia esos habitantes. En uno de los hogares encontraron a una persona de la tercera edad, en estado avanzado de desnutrición y otras enfermeaddes. La esposa del médico, que es trabajadora social y lo acompañó hasta los siete meses de embarazo, tomó la foto de la persona y la posteó en el Facebook. La acción tenía como fin solicitar ayuda para la comunidad, aclara Morel. Sin embargo, al médico le iba a costar caro lo que las autoridades regionales y departamentales consideraron un desatino.

“Eso no debiste haber publicado”. Esta frase se convirtió en reclamo vehemente del director regional Hugo Valdez. “No fue la única persona que me llamó. Otra persona de la gobernación de Boquerón me llamó y me dijo que eso dejaba mal a toda la región”, revela el doctor.

Cornisa. Por esa situación, el médico había sido descontratado. Sin embargo, volvió a ser readmitido en su función en su mismo puesto. Pero a partir de ahí se empezó a crear un expediente donde se anotaban las supuestas faltas del trabajador. Mientras, él continuaba prestando servicios en su puesto de La Patria. En diciembre del año pasado se realizó la desvinculación del profesional. Según señala no le permitieron ejercer su derecho a la objección del expediente.

“Todos los documentos están sobre la mesa”, dice el doctor al hablar sobre las justificaciones de su ausencia y que fueron avaladas con la firma de la subjefa regional. El médico denuncia también que le hicieron firmar una copia en blanco de su evaluación, que luego fue llenada.

“Durante todo el mes de enero trabajé en la Patria. Estaba trabajando sin saber que ya había sido descontratado el 6 de enero. La notificación oficial llegó luego de preguntar porqué no recibía mis haberes. El 8 de febrero se me informa que fui descontratado un mes antes”, cuenta el doctor que trabajaba 24 horas durante cinco días, superando así por lejos las 40 horas semanales que deben de cumplir.

Por salir a favor de su compañero, Liz Carolina Castillo, de profesión obstetra, quien sigue el tratamiento contra el cáncer de mama y madre de cinco niños, tuvo el mismo destino. Según contó, aducen ausencias injustificadas.

Actualidad. El doctor Arturo Rabito, quien acompaña a ambos trabajadores, señala que estudian la posibilidad de judicializar el caso. También buscarán reunirse con los miembros de la Comisión Permanente del Congreso.

El doctor Morel ha recibido muestras de solidaridad ante lo que la población ha considerado como una injusticia. El deseo que lo impulsa es de que se haga justicia. ¿Porqué busco esta justicia? Porque no solo me afectó a mi sino a mi compañera que por apoyarme en todo momento y ser testigo en mis visitas a las comunidades, fue la más perjudicada”, señala el médico.