24 de febrero
Sábado
Nublado con chubascos
22°
32°
Domingo
Mayormente nublado
24°
33°
Lunes
Mayormente nublado
24°
34°
Martes
Nublado con chubascos
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
miércoles 15 de febrero de 2017, 02:00

Medicina nuclear: Otra alternativa para dar batalla al cáncer infantil

El mal oncológico no encuentra barreras ante su sombrío paranorama, sin importar la edad. En la fecha que se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer Infantil; las estadísticas señalan que en Paraguay se detectan al año aproximadamente unos 400 nuevos casos, siendo la leucemia el más frecuente.

Los números mencionan además que en la región de América Latina y el Caribe se registran unos 8.000 fallecidos entre los infantes cada año.

Ante esta situación se siguen llevando adelante distintos tratamientos para hacer frente a la enfermedad. Uno de ellos es la medicina nuclear, lo que ayuda a un mejor diagnóstico y a controlar de manera más certera su comportamiento en el organismo de la persona afectada.

Esta medicina se viene aplicando desde hace varios años en el mundo. En Paraguay lleva 25 años, pero con pausas. Sin embargo, desde noviembre pasado se ha reanudado su uso en el país en el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud (IICS)

De qué sirve. Según explica el representante del Organismo Internacional de Energía Atómica, doctor en medicina nuclear Enrique Estrada Lobato, con la aplicación de esta medicina se pueden disminuir costos y procedimientos quirúrgicos innecesarios y mejorar la sobrevida de los pacientes.

“Si requiere cirugía, se puede programar mejor la cirugía o evitar las que sean innecesarias.También se puede definir mejor el tratamiento. Por ejemplo, si la quimioterapia no está funcionando, poder cambiarla a tiempo por otro tratamiento que sí funciona”, explica el especialista en energía nuclear.

Estrada Lobato ahonda la explicación diciendo que esta técnica permite observar los cambios funcionales dentro del paciente, que preceden a los morfológicos. “En muchas ocasiones empiezan a haber cambios moleculares muy pequeños que no son detectables con una radiografía pero sí con un escáner de medicina nuclear. Los principales tipos de cáncer se pueden diagnosticar mejor con técnicas de medicina nuclear”.

Consecuencias. El especialista relata que a los pacientes se les inyecta la dosis de material radiactivo recetado para la ocasión. El utilizado con mayor frecuencia es el tecnecio. Menciona que para la aplicación de este tratamiento hay reglas y estudios que se deben seguir; por ejemplo, estar seguros de que beneficiará al paciente. Cuenta que los cánceres en los que más se aplica esta medicina es el de mama, de próstata, de colon, entre otros.

Menciona además que no representa ningún riesgo en niños, ya que puede ser utilizado en bebés hasta cualquier edad.

Ambiental. Ejemplificando el uso con el elemento radioactivo tecnecio, señala que este material tiene un tiempo de vida de seis horas, con una radiación muy baja. Señala que es eliminado del cuerpo principalmente por vía urinaria y en algunos casos por vía digestiva.

Con dosis pequeñas no existe ningún efecto secundario en el paciente. En caso de introducir una mayor dosis y dependiendo del tratamiento al tipo de mal oncológico se pueden experimentar mareos y a veces náuseas. Añade que al tener una radiación muy baja y que se diluye fácilmente no representa un peligro para el ambiente.