4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 27 de julio de 2016, 17:36

Medellín teñida de verde es custodiada por 6.000 policías en la final de la Libertadores

Medellín (Colombia), 27 jul (EFE).- Medellín se tiñó hoy de verde para albergar la final de la edición 57 de la Copa Libertadores, que tendrá como protagonistas a Atlético Nacional e Independiente del Valle.

Para custodiar a la capital de Antioquia, que empezó desde hace tres días los festejos con la exhibición del trofeo del certamen continental y una caravana de hinchas de Nacional, se dispuso de un fuerte dispositivo de seguridad que incluye a 6.000 policías, además de personal logístico del club y de barras populares.

"Nos llegó un refuerzo especial desde Bogotá para antes, durante y después de la final. Contamos con 6.000 hombres y esperamos tener una buena celebración", manifestó a periodistas el comandante de la Policía Metropolitana de Medellín, José Acevedo.

Un desfile de banderas del Nacional, camisetas y vallas con el mensaje: "Todos juntos por el sueño continental", con la imagen del equipo de Reinado Rueda festejando un gol, son el telón con el que esta urbe recibe los últimos 90 minutos de la final de la Libertadores.

Para disfrutar del espectáculo futbolístico, la Alcaldía de Medellín ubicó cinco pantallas gigantes en distintos puntos de la ciudad, con la intención de reunir a los habitantes en torno al sueño de que Colombia vuelva a ganar después de doce años el título de la Libertadores.

El último fue con el Once Caldas en 2004, y el primero fue precisamente con Nacional en 1989.

"Nunca en Medellín se jugó la final. Así que queremos que sea una fiesta que congregue a la familia y a los amigos en diferentes sitios de la ciudad, donde van a haber actividades artísticas y culturales antes del inicio del partido", precisó el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, en una rueda de prensa.