19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
domingo 21 de mayo de 2017, 01:00

“Me enseñaron que la honestidad debe ser por todas las cosas”

Nancy Méndez

ALTO PARANÁ

De niño, sus padres enseñaron a Víctor González (46) que las cosas ajenas son ajenas, es por eso que hace unas semanas, cuando encontró una billetera durante su recorrido alrededor del edificio Monte Toledo, donde es guardia de seguridad; no dudó en buscar al dueño.

“Encontré la billetera, lo primero que hice fue revisar los documentos para ver si conocía al dueño, vi que era de un brasileño llamado Alan Lucatto”, recuerda.

Al llegar a su casa, “ya a la noche con la ayuda de mi hija mayor pude contactar con él vía Facebook, donde le buscamos, mi hija le escribió y le dijo que encontré su billetera y le pidió que contacte conmigo; así lo hizo y hablamos por WhatsApp, le dije que si quería venir a retirar el domingo, me iba a encontrar, porque tenía turno ese día”, comenta don Víctor.

Y es que la honestidad es un valor muy presente en la vida de don Víctor, “mis padres siempre me enseñaron que la honestidad debe ser por todas las cosas, ellos desde chicos nos decían que si no era nuestro, debemos devolver, igual si encontrábamos, debíamos buscar al dueño. Tengo 3 hijos: Dos nenas de 15 y 18 años y un varón de 10; y a ellos también les inculco lo mismo”, asegura.

Don Víctor dijo que hay que ponerse siempre en el lugar del otro y devolver las cosas, ya que no da gusto pasar por algo así.

increíble. Don Víctor comenta que cuando habló con Alan este le dijo que vivía en Vila A, de Foz de Yguazú. El joven le afirmó su sorpresa con la actitud del guardia, ya que daba por perdida su billetera. “A la noche se contactan conmigo por Facebook y me dijo que su papá me iba a entregar así mismo como encontró, para mí fue algo increíble, porque en Brasil es muy difícil que pase algo como esto, que alguien te llame para entregarte tu billetera”.

Ante la honestidad del guardia, el brasileño reflexionó en que hay que expandir este tipo de actitudes. “Acá en Brasil la honestidad es una actitud para diseminar”, finaliza el joven que se puso contento no solo por recuperar sus pertenencias, sino por conocer a un hombre que le mostró que aún existen personas honestas.