20 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 27 de abril de 2017, 01:00

“Me apuntaron con luz infrarroja y me refugié debajo de una patrullera”

El sustituido jefe de policía de Alto Paraná relató los momentos de terror que vivieron al hacer frente a la banda del PCC. Reconoció que fueron sobrepasados y que el sistema de inteligencia falló esta vez.

"Me apuntaron con luz infrarroja y me refugié debajo de una patrullera que fue acribillada", señaló el destituido jefe de Policía del Alto Paraná, comisario Juan Fernández, quien salió con vida de milagro del ataque y megaasalto al local de Prosegur en Ciudad del Este en la madrugada del pasado lunes.

El agente, luego de abandonar la zona del ataque, habló de la situación que afectó a las fuerzas del orden y nuevamente resaltó que no estaban en condiciones (armamentístico y personal) de repeler las fuerzas del Primer Comando Capital (PCC).

RECONOCIÓ. Hizo además mea culpa y sostuvo que se manejó información de que el PCC atacaría, pero se protegió la zona de Santa Rita y en otra zona no se hizo mucho. "En inteligencia fallamos, yo pude haber hecho algo más, se pudo prevenir esto", explicó. "Fue una noche de terror, estaba cubierto detrás de una patrullera. A las personas que estaban con nosotros no les convenía disparar, hubiesen sido masacrados, porque estábamos en inferioridad en hombres y armas, a mí me estaban disparando de un punto 50", señaló el comisario que encabezó el procedimiento con el que se intentó frenar a los sesenta hombres del PCC que tomaron la zona, incendiaron 11 vehículos y usaron armas potentes, además de explosivos.

El agente manifestó que mientras disparaba con su arma reglamentaria que tenía capacidad para 45 disparos, fue ayudado por dos agentes que incluso subieron sobre el capó de una de las patrulleras y luego del fuego cruzado, un grupo de los delincuentes del PCC abandonaron el sitio.

En medio de la confusión observaron a dos hombres con remeras de color negro. Tras obligarlos a identificarse, gritaron que eran guardias de Prosegur, eran los que fueron tomados de rehenes, dijo Fernández, ayer en un contacto con Telefuturo. "Yo no me quedé con ellos, tomamos un móvil y fuimos hacia el kilómetro 4, camino a Hernandarias. En esa zona teníamos un contingente de sesenta hombres, pero no avanzamos porque la patrullera quedó con clavos miguelito", manifestó.

DESVINCULADO. El comisario aseguró que por radio pidió que se cerraran las zonas de la Fortuna y Santa Fe. "'Cierren con camiones, tractores, lo que consigan, bloqueen como sea', fue lo que ordené, pero no era un pedido especial para el jefe de la comisaría de Hernandarias, comisario Leonor Barrios, porque él estaba libre, descansando en su casa", refirió Fernández.