10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 14 de julio de 2016, 01:00

McLeod insiste en que sus detractores quieren su cargo

Con el guiño de la ANR, la intendenta de Ciudad del Este, Sandra McLeod, sigue en guerra con sus detractores a fin de evitar la intervención de la Comuna, ya que afirma que quieren despojarle del cargo.

La intendenta de Ciudad del Este, Sandra McLeod, sigue defendiendo su gestión para evitar la intervención de la Comuna, que depende del pleno de la Cámara Baja.

"Si hay justicia, el pedido de la intervención debe ser rechazado por la mayoría", dijo ayer la intendenta, quien el martes hizo su descargo, en la comisión conformada en Diputados, sobre los 25 puntos que la Junta Municipal cuestiona a su gestión.

Destacó que tiene afinidad con el presidente Horacio Cartes y con el titular de la ANR. Este último ya adelantó su rechazo a la intervención. "No quise que haya un mandato de mi partido, que es inconstitucional, pero ya sé que los liberales tienen el mandato de votar a favor de la intervención porque su directorio ya lo decidió sin escucharme", fustigó McLeod, durante una visita a la redacción de Última Hora.

La intendenta esteña mencionó que en la reunión que mantuvo con los legisladores presentó documentos para desligarse de las denuncias presentadas por los siete concejales. Con una nota del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), McLeod indicó que los concejales mintieron al mencionar que desaparecieron G. 9.965 millones de su administración que debían ser utilizados en asfaltados de calles.

Señaló que la obra mencionada estuvo a cargo del MOPC durante la administración de Salyn Buzarquis.

En efecto, en la nota el MOPC señala que se realizó la pavimentación asfáltica por valor de G. 10.420.969.443.

De aprobarse la intervención, el Tribunal de Cuentas auditará la Municipalidad y la intendenta deberá apartarse por 90 días del cargo.

Por ese motivo, señaló que la intención de sus detractores es ocupar el cargo, y dejarla a ella sin posibilidades de asumir una vez que culmine la intervención. "Yo no le tengo miedo a la intervención, pero la intervención es una punición, y será un retroceso porque las obras se van a paralizar. No han podido ganar en elecciones y quieren ingresar por la ventana", puntualizó.