24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 3 de abril de 2017, 01:00

Mayoría de senadores quemados en la enmienda

Senadores se quemaron aprobando enmienda. Juventud quemó la sede de senadores. Todo rociado con balines de goma a mansalva con centenares de heridos, más centenares de detenciones y una muerte en la sede del PLRA que nunca debió de haber ocurrido.

Todo esto tiene una causa, la tozudez de Cartes para lograr la enmienda y poder presentarse a la reelección. Y los medios corrompidos para lograr aprobar esa mayoría.

Y todo esto ha conmovido a la ciudadanía paraguaya que cada vez comprende más el irrespeto de este Gobierno a la Constitución y a las leyes y la desaparición del “estado social de derecho” que dice existir en esta democracia.

Ha llegado la hora de hacer un alto y hacer un análisis profundo de la situación del país.

El interés del presidente de forzar la enmienda para repetir tiene que ser estudiado porque lo ocurrido ayer significa el voto negativo de aquella parte de la juventud que rechaza su Gobierno por sentirse sin futuro, entrampada en deudas de los bonos soberanos y en una pobreza generalizada que va creciendo. Y recuérdese que la juventud es la clase generacional más abundante y con más fuerza para el cambio, como lo demostró el viernes.

El pueblo considera a los senadores comprados para votar la enmienda como aptos para ser demandados cuando juraron y no cumplieron representar al pueblo paraguayo.

La violencia de la Policía desde el comienzo, cuando la manifestación era pacífica, atacando masivamente con balines de goma, merecieron la destitución del ministro del Interior y del jefe de la Policía. También el castigo de pérdida de su profesión de los que hicieron esta represión.

El caso fatal del joven asesinado tiene que ser llevado a la justicia. Y los ciudadanos detenidos, puestos en libertad.

Estamos a la espera de todo esto, porque lo sucedido todavía no ha acabado.