18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 11 de abril de 2017, 02:48

May y Trump acuerdan presionar a Rusia por el conflicto en Siria

Londres, 11 abr (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de EEUU, Donald Trump, están de acuerdo en que hay una "ventana de oportunidad" para convencer a Rusia de que abandone su apoyo al régimen sirio, informó hoy Downing Street.

May y Trump hablaron anoche por teléfono sobre la crisis siria tras el bombardeo estadounidense contra un aeródromo cercano a la ciudad siria de Homs desde el que supuestamente el Gobierno de Bachar al Asad lanzó un ataque químico.

Según un portavoz de la residencia oficial británica del 10 de Downing Street, "la primera ministra y el presidente estuvieron de acuerdo en que hay ahora una ventana de oportunidad para convencer a Rusia de que su alianza con Al Asad ya no es de su interés estratégico".

Ambos coincidieron en que la visita hoy del secretario de Estado de EEUU (Rex) Tillerson a Moscú "ofrece la oportunidad de hacer progresos en favor de una solución que permita un acuerdo político duradero", añadió el portavoz oficial británico.

El bombardeo al aeródromo fue el primer ataque directo de EEUU al Gobierno de Al Asad en seis años de conflicto.

Además de Siria, May y Trump abordaron la situación general en Oriente Medio, incluida "la amenaza que supone Irán en toda la región", de acuerdo con la fuente.

"También destacaron la importancia de que la comunidad internacional, incluida China, presione a Corea del Norte para limitar su amenaza", agregó.

Esta conversación telefónica coincidió con la reunión en Italia de los ministros de Exteriores del Grupo de los Siete (G7, los países más industrializados del mundo).

El titular británico de Exteriores, Boris Johnson, dijo en Italia que el presidente ruso, Vladímir Putin, debe abandonar su apoyo a Siria porque está perjudicando la reputación de Rusia al respaldar a alguien que "envenena a su propia gente".