16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
26°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de mayo de 2017, 12:54

May carga contra Bruselas por querer interferir en las elecciones británicas

Londres, 3 may (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, inició hoy la campaña oficial para las elecciones del 8 de junio con críticas contra las autoridades europeas, a las que acusa de intentar hacer descarrilar las negociaciones del "brexit" y de interferir en los comicios británicos con "amenazas".

En un discurso ante su residencia oficial de Downing Street, la dirigente conservadora culpó a "políticos y funcionarios" de la Unión Europea (UE) de endurecer su postura de forma deliberada para "influir en el resultado de las elecciones generales" en el Reino Unido.

Minutos antes, May había mantenido una audiencia con la reina Isabel II para comunicarle la disolución del Parlamento -que se produjo de forma automática la pasada medianoche-, 25 días antes de unas elecciones en las que las encuestas le auguran una amplia mayoría.

La primera ministra recalcó que la tarea primordial que afrontará el ganador en las urnas será alcanzar un acuerdo con la UE que evite los riesgos económicos y sociales que afrontan varias generaciones de británicos ante el "brexit", una tarea que anticipa "dura".

"Los acontecimientos de los últimos días han mostrado que cualesquiera que sean nuestros deseos, y sin importar lo razonable que sea la postura de otros líderes europeos, hay algunos en Bruselas que no quieren que estas conversaciones tengan éxito y no quieren que el Reino Unido prospere", afirmó.

La líder "tory" atacó asimismo a los "burócratas de Bruselas" que, a sus ojos, quieren "pasar por encima" del Reino Unido.

La tensión entre Londres y Bruselas ha aumentado desde que la semana pasada May invitó a una cena de trabajo en Londres al presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y al negociador de la UE ante el "brexit", Michel Barnier.

May y Juncker coincidieron en calificar el encuentro de "constructivo", pero medios alemanes revelaron días después que el dirigente europeo describió en privado la postura de la primera ministra como de "otra galaxia" y se declaró "escéptico" ante las futuras negociaciones.

Tras publicarse esa información, la primera ministra alertó a Juncker de que descubrirá pronto que se enfrenta a una "mujer extremadamente difícil" y hoy lamentó además que la prensa europea haya "malinterpretado la posición negociadora" de su Ejecutivo.

Ante ese escenario, May trasladó a los británicos que "hoy más que nunca es necesario estar liderados por un primer ministro y un Gobierno fuerte y estable".

"Hacer del 'brexit' un éxito es central para el interés nacional y para vuestra propia seguridad y prosperidad. Porque, si bien abandonar la Unión Europea supone una enorme oportunidad, si no lo hacemos bien las consecuencias serán serias", advirtió.

Según una encuesta publicada hoy por la firma Panelbase, el Partido Conservador de May obtendría en las generales el 47 % de los votos, un 30 % el Partido Laborista, liderado por Jeremy Corbyn, un 10 % los liberaldemócratas y un 5 % el eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP).

La dirigente "tory", que se ha comprometido a someter a votación en el Parlamento el acuerdo al que llegue con Bruselas antes de que sea ratificado por la UE, pidió el apoyo de los electores para evitar el "caos" que, en su opinión, provocaría la llegada de la oposición al Gobierno y para hacer que el Reino Unido "se levante airoso en el mundo una vez más".

Ante el proyecto impulsado por el Partido Nacionalista Escocés (SNP) para promover un nuevo referéndum de independencia y las dudas sobre el futuro estatus de la frontera entre la región británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, May aseguró que trabajará para "contrarrestar a los separatistas que quieren partir" el país.

En respuesta al discurso de May, la ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, acusó a la jefa de Gobierno de "envenenar el ambiente por motivos partidistas", lo que consideró "profundamente irresponsable", semanas antes de comenzar a dialogar en Bruselas sobre el futuro del Reino Unido fuera del bloque común.

Corbyn criticó a su rival conservadora por utilizar el "brexit" como un "juego político" y por anteponer sus aspiraciones electorales y los intereses de su partido a los del país.

El también laborista Chuka Umunna calificó por su parte la alocución de la primera ministra como "crudo electoralismo" sacado "directamente del libro de directrices de (presidente de Estados Unidos) Donald Trump".

Por Guillermo Ximenis