16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
26°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 26 de abril de 2017, 17:21

May aborda con Juncker y Barnier la hoja de ruta del "brexit"

Londres, 26 abr (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, abordó hoy la hoja de ruta de las negociaciones del "brexit" durante una cena de trabajo en Londres con el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y el negociador de la UE en el futuro diálogo, Michel Barnier.

La jefa de Gobierno invitó a ambos a su residencia oficial de Downing Street tres días antes de que los Veintisiete socios comunitarios se reúnan este sábado, sin el Reino Unido, para concretar unas directivas comunes de cara a la negociación que establecerá los términos del divorcio entre Londres y Bruselas.

Un portavoz de May describió como "constructiva" y "útil" una reunión tras la cual no hubo comparecencias ante los medios de comunicación.

La primera ministra "reiteró el compromiso del Reino Unido para alcanzar una relación profunda y especial con la Unión Europea", detalló esa fuente, que agregó que May y Junker aprovecharon el encuentro para tratar "otros asuntos internacionales".

La Comisión Europea coincidió en que el encuentro fue "constructivo" e informó a través de un portavoz de que ambos "conversaron sobre una amplia agenda geopolítica", además de tratar sobre el proceso de separación que se ha abierto con la activación por parte del Reino Unido del artículo 50 del Tratado de Lisboa.

La dirigente británica recibió en la puerta de su residencia al presidente de la CE en torno a las 19.00 hora local (18.00 GMT), mientras que Barnier llegó a la cena por separado, acompañado de un grupo de asesores y con un portafolio bajo el brazo.

El encuentro fue la primera ocasión en la que May se encontró cara a cara con Barnier, que llevará el timón de las negociaciones por parte de la UE.

Las prioridades de Londres en ese diálogo pasan por acordar los derechos de los comunitarios que residen en el Reino Unido y de los británicos en el resto del continente una vez se ejecute la ruptura con la UE, así como por comenzar a negociar su futura relación comercial con la Unión Europea.

Bruselas ha recalcado sin embargo que, además de los derechos de los comunitarios y los británicos, entre los primeros puntos a tratar en las negociaciones estará la factura que tendrá que hacer frente Londres.

La CE estima que el Reino Unido deberá abonar unos 60.000 millones de euros en concepto de obligaciones ya adquiridas en el presupuesto europeo de los próximos años, las pensiones de los funcionarios comunitarios británicos y el coste de trasladar organismos con sede en Londres como la Agencia Europea del Medicamento, entre otros conceptos.

A ese respecto, May se ha limitado a señalar que el Reino Unido está dispuesto a hablar sobre una "liquidación justa" de las obligaciones británicas, aunque no se ha pronunciado sobre la cifra que sugirió el propio Juncker.

El ministro de Comercio Internacional británico, Liam Fox, ha indicado por su parte que la cantidad que baraja Bruselas es "absurda".

En las semanas previas a la cumbre extraordinaria prevista para el sábado en Bruselas, el responsable del Ministerio para el "brexit" del Reino Unido, David Davis, ha intensificado sus conversaciones con los socios europeos y ha visitado una docena de países.

En una conferencia en Londres esta mañana, Davis dijo que el Reino Unido tiene "buenas razones" para sentirse optimista de cara a las negociaciones con la UE, para las que hará falta, en su opinión, "mantener la cabeza fría, un liderazgo sólido y la tradicional determinación británica".

"Vamos a enfrentarnos a asuntos complicados y ambas partes van a tener que hacer concesiones", recalcó Davis, que negó que el Reino Unido esté dispuesto a seguir la máxima de "divide y vencerás" al negociar con la UE.

"Al contrario, queremos una Unión Europea unida", resaltó el ministro británico, que aseguró que afronta el futuro diálogo "con un espíritu de sincera cooperación".

Los líderes europeos esperan que las directivas negociadoras que acordarán el sábado estarán listas el 22 de mayo, si bien el diálogo efectivo entre ambas partes no comenzará hasta después de las elecciones generales que May ha convocado para el 8 de junio, en las que la dirigente conservadora espera obtener una amplia mayoría. Guillermo Ximenis.