26 de septiembre
Martes
Despejado
20°
34°
Miércoles
Muy nublado
21°
34°
Jueves
Muy nublado
20°
30°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
jueves 16 de febrero de 2017, 01:00

Masi y Acevedo no entregarán celulares a Fiscalía, porque no corresponde, alegan

El presidente del Congreso, el liberal Roberto Acevedo, y su colega del Partido Democrático Progresista (PDP) Desirée Masi decidieron no entregar sus aparatos celulares al Ministerio Público atendiendo a que eso no es una obligación.

El propio fiscal Leonardi Guerrero aclara en su nota que dependiendo de la “conveniencia de su derecho”, los legisladores pueden o no entregar los aparatos.

El caso tiene que ver con la denuncia de un supuesto plan de asesinar al presidente Horacio Cartes, vía mensajes de WhatsApp de senadores contrarios a su política.

El abogado de la senadora Masi, Guillermo Duarte, mencionó que cuando su defendida se mostró dispuesta a mostrar su teléfono fue cuando quien la denunció, el abogado Luis Canilla, no había presentado ningún celular.

Ante la presión de los opositores y disidentes, Canillas se vio obligado a presentar el celular que resultó ser de la cuñada del apoderado general del Partido Colorado, Eduardo González.

Duarte señaló que si la Fiscalía ya tiene el aparato, ya no hace falta presentar el teléfono de Masi, a más de que se demostró que no existió ningún hecho punible.

Denunciante debe demostrar. Por su parte, José Casañas, abogado del Congreso Nacional, y por ende de Acevedo, sostuvo que los denunciantes son los que deben demostrar sus acusaciones y no la parte denunciada, tal como lo dice la Constitución.

“La postura del presidente es desde el punto de vista constitucional e institucional”, resaltó Casañas Levi.

Por su parte, el senador del PLRA señaló que “no es nada fácil entregar un aparato celular, porque allí se van a chupar todos los datos que uno tiene y que pueden comprometer a terceras personas”.

Rememoró que cuando se le asesinó a un periodista en Pedro Juan Caballero se entregó el celular del comunicador a los fiscales y a los pocos días sus conversaciones ya circulaban por los medios de comunicación.