6 de diciembre
Martes
Tormentas
22°
29°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
domingo 14 de agosto de 2016, 01:00

Más Cartes que nunca

Por Estela Ruiz Díaz
Por Estela Ruíz Díaz

A tres años de su gestión, Horacio Cartes no ha modificado un ápice su particularísima forma de gestionar el poder, en contraposición a todo lo que el manual político recomienda. Él continúa su camino, ajeno a todo reclamo, crítica o consejo para mejorar sus relaciones políticas dentro de su partido o fuera de él. Es inmune a la presión mediática, ciudadana, gremial o política y no hace el mínimo esfuerzo por empatizar con la gente.

Acierto o error, según el cristal con que se mire, ya van 1.095 días que dirige el país de la mano de un desdibujado Partido Colorado, que le entregó su bandera en su momento de mayor crisis provocada por la dura llanura.

A tres años de poder, hay déficit en su gestión social y cada vez más críticas por el alto endeudamiento del país, estimada en unos 6.000 millones de dólares.

Su bandera anticorrupción empieza a decaer por actos de sus altos funcionarios ante quienes prefiere cerrar los ojos. Cree que con la sola destitución basta, como el caso Gattini en el MAG; pero obvia denuncias en Indert y otras instituciones. Como no queriendo asumir el error de haberlos hecho parte de su gabinete. Esconder la basura debajo de la alfombra no es la mejor salida.

Más allá de las duras críticas de la oposición y de la propia disidencia de su partido, el cartismo evalúa con moderado optimismo este tiempo en el poder.

Este aniversario reciben con alivio porque afirman que se empiezan a ver las obras y que esta área irá in crescendo. El año que viene finalizarán grandes obras como el superviaducto, ruta 8, etc., lo que modificará sustancialmente el malhumor de la gente.

Hay una apuesta fuerte a las viviendas sociales y en esta área sobresale con creces Soledad Núñez, la secretaria ejecutiva de Senavitat, la mejor arma que hoy puede exhibir el presidente. Con RC4 primero y ahora con la aprobación del préstamo para mejoras en Chacarita Alta, Cartes logrará darle un fuerte sello social a su gestión. A pesar de los cuestionamientos, la oposición no tuvo otra que acompañar el proyecto. No hay nada más antipopular que oponerse a planes sociales, y menos aún cuando se trata de la Chacarita.

LA REELECCIÓN. En el escenario político, el debate sobre la reelección sigue marcando la agenda política, y fiel a su estilo sigue sin soltar prenda sobre la decisión que tomará. En su entorno siguen sin saber: "él no dice ni sí ni no".

Y a pesar del creciente ruido mediático del discurso anticartista, sin embargo, él sigue inmune al calendario electoral tradicional que a estas alturas ya exige la visibilidad de un candidato o al menos de globos sondas para probar y medir las simpatías o antipatías ciudadanas.

Hay candidaturas autoproclamadas como las de Luis Castiglioni, o las sobreactuaciones de Enrique Riera, con indisimulada búsqueda de posicionamiento político. Riera está jugando con fuego. El Ministerio de Educación es una trampa mortal. Aún humea el cocido que tumbó inesperadamente a Marta Lafuente.

Hay un sector del entorno político que claramente aboga por la reelección, que a estas alturas queda la vía de la enmienda porque para la reforma constitucional ya no hay tiempo.

Si bien la posición presidencial se inclina más hacia el rechazo a la reelección, sin embargo algunos gestos llaman la atención. Desde el cartismo puro (que no viene de la política) sostienen que lo hacen "para quedar bien con el jefe". Los que mueven el avispero de la reelección, con más años en estas lides y conocedores de la sicología política pretenden jugar con la ansiedad natural que genera el poder. Calculan que el año que viene, con algunas obras públicas terminadas, Cartes tendrá mejor imagen y por ello estará más predispuesto a ceder.

La aprobación de la enmienda requiere pocos votos, mayoría absoluta de ambas cámaras: 41 en Diputados, que supera con creces, y 23 en Senado. Haciendo cálculos rápidos, hoy tendría 20. Y doblegar a 3 no es imposible... La coyuntura definirá.

El acercamiento de Galaverna es otro tema que descoloca. La jugada del senador aparenta ser netamente personal buscando erigirse en el gran gestor de la concertación partidaria. Y si bien está alistado en el movimiento de Marito, en Palacio ven con buenos ojos su retorno. El será un buen defensor del Gobierno, que carece de voceros políticos de peso.

Los tres años no conmueven políticamente a Cartes, pero cada vez más habrá presión política para su definición, que aclara también el escenario opositor, en el que busca posicionarse el liberal Efraín Alegre que empezó a trabajar la idea de la concertación con varios partidos, pero sin convencer aún al Frente Guasu de Lugo.

ANIVERSARIO. Cartes cumple 3 años con menos aprobación ciudadana, creciente disidencia partidaria, que especuló que el desgaste del poder reduciría su estilo soberbio del poder. Pero no, él está galvanizado y sigue haciendo caso omiso a los reclamos de la tradicional militancia partidaria.

Su estilo cerrado, hosco, torpe, vertical de ejercer el poder, estigmatizando a sus opositores, sigue provocando polémica, enojos y cuestionamientos, causando desconcierto a propios y extraños.

Cartes cumple 3 años siendo más Cartes que nunca.