19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
30°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
miércoles 10 de mayo de 2017, 01:00

Más de 40 veces aumentó en

Más de 1.900 familias de Tava’i (Departamento de Caaguazú), participantes del Programa Tekoporã de la Secretaría de Acción Social (SAS), comenzaron a recibir desde enero transferencias monetarias vía acreditaciones con sistemas de pagos digitales y electrónicos.

Esto permitió elevar el uso de tarjetas de débito para realizar compras, usar servicios de pagos electrónicos, carga de saldo para celulares y contar con dinero efectivo en el acto. Con esto, las transacciones electrónicas totales se incrementaron más de 40 veces de febrero a abril, es decir de G. 11 millones a G. 498 millones.

El nuevo ecosistema para transacciones electrónicas de efectivo hizo que Tava’i se convierta en un modelo de economía moderna, donde la digitalización ayudó a acortar distancias e hizo que el dinero quede en la comunidad, según referentes de Bancard, entidad que acompañó al Banco Nacional de Fomento (BNF), en el proceso de inclusión financiera para esta localidad.

Para colaborar con el logro de estos objetivos, Bancard puso a disposición de los comercios de la zona dispositivos pos y minipos a costos accesibles, así como también aplicativos digitales como pago móvil y minipos digital, que permiten realizar las transacciones incluso sin tener tarjeta de débito a mano, y están disponibles las 24 horas.

Con el nuevo sistema de transferencias, los beneficarios de Tekoporã reciben sus pagos en cuentas bancarias del BNF, pudiendo utilizar los fondos disponibles para realizar compras y pagar servicios en los propios comercios de la zona. Se crean así flujos de ingresos en la comunidad, evitando el manejo inseguro del efectivo, formalizando las transacciones y generando pagos de impuestos, según los responsables.

Antes de la novedad, los pobladores tenían que viajar hasta 50 kilómetros para acceder al dinero en efectivo de Tekoporã.