4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 5 de octubre de 2016, 10:50

Más de 200 artistas e intelectuales marroquíes piden no votar a islamistas

El manifiesto se llama "No votéis por Ibn Taimiya, votad por la democracia", en referencia al nombre de un pensador musulmán de los siglos XIII y XIV y cuya influencia la reclama una gran parte de los movimientos islamistas contemporáneos en todo el mundo.
EFE

Los firmantes piden a los marroquíes "participar masivamente" en las elecciones "dando vuestro voto a la formación política de vuestra preferencia", pero piden "al mismo tiempo y con el mismo ardor no votar por el PJD".

En dos días, la petición, colgada en una página de internet, ha sido firmada por 228 personas desde todos los lugares de Marruecos, y en algunos casos desde Francia o Canadá.

Los firmantes, que dicen actuar "por el interés general del país", explican sus razones en ocho argumentos principales, entre ellas que el PJD sigue "una ideología fundamentalmente contraria a los valores de la democracia" y que con ella el país "se arriesga a salir de la Historia".

El texto, muy hostil contra el PJD, subraya que este partido, claro favorito en las elecciones del viernes, está marcado por un carácter "ultraconservador y retrógrado", y le acusa de hacer de la religión "un factor de división" entre los marroquíes.

El manifiesto confirma que en la campaña actual la religión y los valores islámicos se convirtieron en uno de los principales argumentos contra el PJD, mientras que este partido trata de desdibujar su islamismo y presentarse como un partido igual que los demás.

Pese a todos los ataques sufridos, el PJD ha demostrado ser el partido con mayor capacidad de movilización de todos los que concurren a los comicios, siendo el único capaz de movilizar a 15.000 o 20.000 personas en mítines masivos, como ha hecho en Rabat, Tánger o Marrakech.