9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 27 de junio de 2016, 03:22

Márquez salva una situación de riesgo, con error de Rossi y fallo de Lorenzo

Assen (Holanda), 27 jun (EFE).- El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) no parecía tener todas consigo en el fin de semana del Gran Premio de Holanda, que por primera vez en su extensa historia se disputó el domingo en Assen, pero las extremas condiciones climatológicas quisieron en esta ocasión aliarse con el doble campeón del mundo de la categoría.

Márquez supo contener sus ansias de victoria, otrora su talón de Aquiles por los errores que cometía, y aunque sabía que podía seguir al australiano Jack Miller, conocedor de que Jorge Lorenzo sufría en cola del pelotón y Valentino Rossi había cometido un inusual error que le hizo caer, optó por garantizarse una segunda posición en Assen que no vale un título mundial, pero casi.

El piloto de Repsol Honda es el único junto a los también españoles Pol Espargaró (Yamaha YZR M 1) y Héctor Barberá (Ducati Desmosedici GP14.2), que ha puntuado en todas las carreras y por ello tiene que lograr las mismas dosis de regularidad, eficacia y agresividad para ser campeón del mundo de MotoGP.

En realidad, en Assen, Marc Márquez hizo lo que tenía que hacer y quienes fallaron en esta ocasión fueron todos sus rivales puesto que Valentino Rossi demostró que estaba muy fuerte tanto en seco como en mojado, pero cometió un error garrafal al crecerse durante la carrera y no tomar las lógicas precauciones, máxime después de ver como se había ido por los suelos anteriormente su compatriota Andrea Dovizioso.

Y ese error lo pagó muy caro ya que las diferencias que había conseguido enjugar durante los últimos grandes premios se desvanecieron por completo, sobre todo respecto al ahora más sólido líder del mundial, Marc Márquez.

El caso de Jorge Lorenzo es bien distinto, se podría decir que desde su caída en 2013, en la que se fracturó una clavícula, no "da pie con bola" en este trazado, pero al menos en su caso, sabedor de sus limitaciones, no arriesgó más de lo estrictamente necesario y por ello que acabase en una discreta décima posición.

Peor fue la situación de Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V), que se cayó en la primera vuelta de la segunda carrera cuando estaba delante y aunque regresó a la prueba, prácticamente nada pudo hacer por enmendar su situación, salvo mantenerse encima de la moto y mejorar en función de los rivales que se iban retirando, pues estas condiciones no son las más favorables ni para el piloto de Castellar de Vallés ni para su moto.

Al final, las extremas condiciones de la carrera de MotoGP tuvieron sus efectos positivos en dos pilotos, el australiano Jack Miller, al que muchos cuestionaban ya tras su paso directo desde Moto3 a MotoGP y con el triunfo eso pasó al olvido, y Marc Márquez, que supo templar los nervios para sacar el mayor rédito posible de una situación que no pintaba a priori demasiado bien para él y eso que, por si acaso, durante los últimos entrenamientos libres "entrenó" el paso por la variante en la que el año pasado Rossi le arrebató la victoria.

Junto a Miller, que estrenó su casillero de victorias en MotoGP, también estrenaron los suyos el japonés Takaaki Nakagami (Kalex), en Moto2, y el italiano Francesco Bagnaia (Mahindra), en Moto3, si bien lo hicieron de maneras muy distintas.

La victoria de Nakagami fue clara e incontestable y después de siete años en el campeonato llegó la recompensa, mientras que a "Pecco" Bagnaia le costó menos tiempo y a sus 19 años de edad realizó a la perfección una última vuelta en la que tuvo perfectamente planificado cómo y de qué manera debía conseguir el triunfo.

Juan Antonio Lladós