4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
martes 22 de noviembre de 2016, 17:04

Mario Ferreiro cumple un año en busca de soluciones para una caótica Asunción

De ser uno de los rostros más conocidos de la televisión y luego representar un cambio en la política tradicional, el intendente de Asunción, Mario Ferreiro, cumple un año al frente de una ciudad caótica que pide a gritos soluciones para temas básicos como el alcantarillado, el tráfico o las basuras.
EFE

Ferreiro, descendiente de una familia de Galicia (España), llegó a la Municipalidad de Asunción en noviembre de 2015 gracias a una amalgama de fuerzas políticas de toda ideología que acabaron con 14 años de mandato del gobernante Partido Colorado.

Fue la inmersión en la escena política de un periodista que después de 35 años "había cumplido un ciclo" en la radio y la televisión y deseaba implicarse en el servicio público para cambiar las cosas de una manera que no lo permite el periodismo.

"Con el periodismo uno puede ser el receptáculo de una serie de inquietudes sociales y culturales, pero nunca puede resolver, ni mínimamente, esas inquietudes. Puede influir, puede tener una opinión de peso, pero el que toma las decisiones no es el periodista", explicó Ferreiro.

Sin embargo, como intendente de Asunción confiesa que intenta no sucumbir a la burocracia y mantener "la esencia" de aquel comunicador que "la gente terminó por aceptar".

Una filosofía que aplica en la dirección de una ciudad con una realidad "compleja", ya que Asunción tiene problemas que son más propios de las grandes urbes de Latinoamérica, pese a contar con una población de medio millón de personas.

Problemas que van desde la gestión de la basura, con vertederos clandestinos repartidos en la ciudad, los atascos en el tráfico o la ausencia de un sistema de alcantarillado público, que es la causa de la contaminación del río Paraguay y de su bahía.

De hecho, desde que la "Madre de ciudades", como se conoce a Asunción, fuera fundada hace 479 años por el español Juan de Salazar, la ciudad "siempre ha tirado sus aguas negras directo al río, incluyendo la bahía", dijo el intendente.

Se trata de una carencia cuyas causas deben de ser analizadas por los paraguayos, señaló Ferreiro, aunque subrayó que en la actualidad se están construyendo cuatro plantas de tratamiento y que en dos años podrían tener otra bahía para poder "por lo menos remojar los pies".

Y es que Asunción, construida de espaldas al río Paraguay, tiene en este cauce fluvial una de cal y una de arena, según Ferreiro, con relación a las crecidas que cada año expulsan a miles de personas de sus barrios ribereños.

"Ese río que tanto amamos y que tanto nos da, también nos expulsa por lo menos 100.000 personas en cada inundación", dio Ferreiro.

El intendente se refirió a la última crecida del río, en diciembre de 2015, que desplazó casi al 20 % de la población de la capital de sus casas por la inundación de los barrios a orillas del cauce, conocidos como bañados, hecho que Ferreiro prometió solucionar cuando llegó a la Intendencia.

"En inundación hemos gastado más dinero del que podíamos haber invertido ya en resolver el problema de la franja costera", que evite que estas zonas se inunden con las crecidas, así como rehabilitar las áreas "construyendo ciudad", lo que costaría 700 millones de dólares.

Además de la inversión en el río, Asunción también necesita, según el intendente, entre 500 y 1.000 millones de dólares para 20 obras viales que descongestionen el caótico tránsito de los 580.000 vehículos que a diario entran y salen del centro de la ciudad.

"Tenemos una ciudad que por la baja calidad del transporte público de pasajeros la gente se volcó al vehículo propio", reconoció.

Asimismo, calificó de "paupérrimas" las cifras del servicio de recogida de basuras, que cuenta con 24 camiones para una urbe de medio millón habitantes.

Este servicio, según Ferreiro, debería multiplicarse ya que factores como la "indisciplina ciudadana" generan montañas de bolsas de basura en las esquinas de cada cuadra o acumulación de desechos en los márgenes de las calzadas.

No obstante, Ferreiro no pierde la fe en conseguir que Asunción vuelva a convertirse en ese "pedazo de España mezclado con lo indígena y lo autóctono" en el que creció, en el que pasea en bicicleta y al que "ama y padece profundamente".

APARECEN EN ESTA NOTA