2 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 22 de agosto de 2016, 04:07

Marc Márquez, cuando un tercer puesto vale diez puntos más

Brno (República Checa), 22 ago (EFE).- El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) ya dejó bien claro al principio de la temporada que lo importante era no cometer errores y que cuando tuviese que ser tercero o quinto lo sería y ahora esa máxima que expresó entonces le ha devuelto con magnificencia lo acertado de tal afirmación al darle diez puntos más de ventaja de los que tenía cuando llegó a la República Checa.

Márquez llegó a Brno con 181 puntos, 43 más que Lorenzo y 57 con Rossi, que ahora es segundo, pero para el piloto de Repsol Honda lo más importante es que el hecho de haber consolidado el tercer puesto como su mejor resultado posible en la República Checa, le ha valido para marcharse camino de Silverstone (Inglaterra) con todavía diez puntos más de ventaja respecto a su inmediato perseguidor

Las condiciones de la carrera en el circuito de Brno, con lluvia incesante en Moto3 y Moto2, comenzaron a cambiar con la finalización de ésta última prueba y ahí fue cuando afloraron los nervios de las distintas estrategias de neumáticos, aunque pronto se pudo llegar a ver al primer descartado claro, el actual campeón del mundo de MotoGP, el español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1).

Especialista en salidas, Lorenzo no defraudó en ese momento, pero enseguida, desde la primera vuelta, se vio que una vez más la lluvia haría que no fuese su día..., y no lo fue, ya que la decimoséptima plaza en Brno le debiera hacer replantearse su futuro y la preparación para las carreras de lluvia, máxime por las altas probabilidades existentes de esa inclemencia meteorológica en carreras como las de Silverstone, Motegi, Phillip Island o Sepang, como mínimo.

Cal Crutchlow, un piloto que no cuenta para el título, supo "leer" la situación junto a su equipo y la elección de los neumáticos duros le dio a victoria, su primera victoria en MotoGP además de la primera de un piloto de esa nacionalidad desde que el mítico Barry Sheene ganase el Gran Premio de Suecia en 1981.

Y esta victoria es decir mucho para un equipo de los considerados independientes, es decir, por debajo de los oficiales de fábrica en cuanto a presupuesto y también en prestaciones técnicas y sólo había que ver la cara se satisfacción de su propietario, el italiano Lucio Cecchinello, en la ceremonia del podio.

Algo semejante le sucedió con la segunda plaza a Valentino Rossi, quien optó por montar blando delante y duro detrás, y eso le permitió "crecerse" en la segunda parte de la carrera. Aquí, en Brno, la estrategia de Rossi fue mejor que la de Márquez.

El piloto de Repsol Honda optó por neumáticos de lluvia blandos en ambos ejes y eso forzó su compromiso en carrera, pues en lugar de defender la primera posición tuvo que pensar en mantener sus pies dentro del podio, conservar los neumáticos hasta el último momento y, sobre todo, intentar acabar lo más cerca posible de Valentino Rossi, su rival más directo en la carrera checa. Dicho y hecho.

Márquez sabe ahora mucho más del valor de un tercer puesto para aumentar la ventaja en el mundial, pero también sabe y lo dijo este fin de semana en la República Checa que no puede ser siempre así, que habrá que seguir atacando y buscando victorias para consolidar su liderato y, porqué no, su tercer título mundial de MotoGP.

El alemán Jonas Folger (Kalex) y el británico John McPhee (Peugeot) no lo pudieron hacer mejor en sus categorías, arriesgaron hasta donde pudieron en unas condiciones extremas y sin cometer errores y recogieron la recompensa merecida.

Juan Antonio Lladós