7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 30 de octubre de 2016, 06:16

Manifestantes se cuelan en la sede del Consejo Europeo donde se firma el CETA

Bruselas, 30 oct (EFE).- Varios manifestantes que protestaban hoy a las puertas de la sede del Consejo Europeo contra la firma del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Canadá, conocido como CETA, lograron saltarse las barreras policiales y acceder al edificio.

Los opositores al CETA, vestidos con monos blancos, lanzaron pintura sobre las fuerzas de seguridad y una decena de ellos logró llegar hasta la entrada, donde fueron aplacados por policías y militares belgas, según pudo presenciar Efe.

No obstante, al menos dos de ellos se introdujeron en el vestíbulo del edificio, provocando que las fuerzas de vigilancia tuvieran que bloquear la entrada al nivel de los controles de seguridad para impedirles el acceso.

El incidente duró unos minutos, no dejó heridos y la policía se llevó esposados a varios de los manifestantes contra el CETA, que firmarán en Bruselas a mediodía de hoy el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el máximo responsable de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Uno de los portavoces de la protesta, Camille Lambert, explicó a Efe que la manifestación tiene el objetivo de reclamar que los ciudadanos participen "democráticamente en la firma del CETA, lo que por ahora no ocurre en absoluto"

"No son más que derechos que se les otorgan a las multinacionales" que no tienen que "rendir ninguna cuenta" y tampoco existen "mecanismos de sanción en caso de violación de reglas sociales o medioambientales", denunció Lambert.

El acuerdo es un ambicioso pacto comercial que espera incrementar los intercambios entre ambos territorios en 20.000 millones de euros al año y que algunos movimientos sociales critican al entender que no respeta el medio ambiente, que se ha negociado sin transparencia y que favorece a las multinacionales y no a los ciudadanos.