9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 20 de noviembre de 2016, 01:00

“Manifestaciones xenófobas hacia paraguayos son casos esporádicos”

La animadversión hacia los migrantes en la Argentina no representa la valoración positiva que se han ganado. La comunidad paraguaya de casi 1 millón de personas tiene un alto concepto, afirma el diplomático compatriota.

Por Susana Oviedo

soviedo@uhora.com.py

En los seis meses que lleva como jefe de la legación del Paraguay ante la República Argentina, el embajador Federico González Franco asegura no haber percibido situaciones xenófobas en el vecino país, salvo en las últimas dos semanas, y de parte de algunos referentes políticos y de medios de comunicación. La situación motivó un comunicado de la Embajada en el que señaló la preocupación hacia esos sectores que buscan menoscabar las migraciones y cuyas expresiones "no condicen con la actual y tradicional conducta que siempre caracterizó al pueblo argentino".

–Vimos que usted se ha estado reuniendo con las distintas organizaciones de paraguayos en Argentina para conocer la realidad. ¿Cómo describiría en general la situación de los paraguayos en Argentina?

–Desde mi llegada a Buenos Aires he estado visitando las distintas comunidades de paraguayos acá en Buenos Aires y en las provincias. En todas partes encuentro a nuestra gente con mucho espíritu, con muchas ganas, manteniendo siempre nuestras costumbres y tradiciones. La gran mayoría de ellos con el anhelo de regresar alguna vez a nuestro país. Eso es algo lindo, importante.

Los paraguayos son reconocidos como laboriosos, honestos, y eso es algo que lógicamente llena de satisfacción y compromete aún más todo lo que venimos haciendo en este país. En líneas generales están bien, están trabajando, pero lógicamente para algunos las condiciones sociales desfavorables representan un desafío y es algo con lo que están conviviendo.

–En los meses que lleva en la Argentina, ¿pudo notar actitudes xenófobas?

–Yo llegué el 1 de mayo acá y en los distintos recorridos que he realizado en toda la Argentina, no he percibido eso, con excepción de estas últimas semanas en que se dieron manifestaciones de algunos políticos y que, bajo todo sentido, puedo considerar que son casos esporádicos, y no sabría decir por qué se dieron. No podría dar un motivo específico. Además, el concepto que se tiene acá de nuestros compatriotas es altamente positivo. Son considerados trabajadores y honestos.

Nuestra comunidad mantiene una línea de conducta muy favorable en todas las tareas que realiza, lógicamente hay excepciones.

–El Ejecutivo argentino anunció que endurecerá la política migratoria. ¿De qué se trata esto?

–Es un proyecto de decreto en el que están trabajando y que, de acuerdo con las explicaciones que he recibido de parte de distintas autoridades argentinas, apunta a combatir el delito transnacional, incluyendo el narcotráfico y la trata de personas. Algo con lo que nuestro Gobierno también está seriamente comprometido, trabajando coordinadamente con las autoridades argentinas y de los otros países limítrofes, como el Brasil y Bolivia.

El proyecto de decreto apunta a aumentar los controles en los pasos fronterizos, con el objetivo de contrarrestar y combatir los delitos transnacionales.

–¿Cuáles son los problemas sociales que atraviesan los paraguayos allí?

–En general, los problemas de inseguridad, y la situación laboral, puesto que no todos están consiguiendo trabajo. No olvidemos que la migración paraguaya a la Argentina data de muchos años, y que los paraguayos hemos aportado mucho no solamente a la economía argentina, sino a la cultura, al arte y, en ese sentido, es que nuestra comunidad residente aquí es reconocida, consciente de las dificultades también que existen, pero que hay en otros países también.

–¿Qué cantidad de paraguayos realmente hay en la Argentina actualmente?

–Los últimos datos que manejamos y que son más recientes es que hay alrededor de 850.000 paraguayos, pero nosotros manejamos que fácilmente superan el millón.

–¿Eso fluctúa?

–Sí, hay compatriotas que siguen llegando en los últimos tiempos también. Pero es un flujo normal. No ha aumentado el número, incluso hay algunos que están regresando al Paraguay.

–¿Cuántos son en promedio los que van exclusivamente para tratarse sus problemas de salud?

–Bueno, en ese sentido, primeramente quiero manifestar la gratitud del Gobierno paraguayo con el Gobierno y el pueblo argentinos por la manera en que reciben a los compatriotas, específicamente en los ámbitos de la salud y la educación.

Al margen de los compatriotas residentes en el país que llevan ya años viviendo acá, llegan otros con casos de alta complejidad, que recurren a los servicios médicos de hospitales como el Garrahan, especializado en niños, pero no manejamos las cifras exactas, porque ellos no necesariamente pasan por la embajada, van directo a los hospitales. No obstante, sí estamos en contacto con ellos. Yo los voy a visitar, y el Consulado también trabaja directamente con ellos.

–Entre las quejas de algunos argentinos hemos oído que les molesta que les resten plazas en las universidades públicas, que son gratuitas y de ingreso directo. ¿Tiene datos del número de paraguayos en la UBA, por ejemplo?

–En realidad, el intercambio se da entre los dos países. Hay también muchos estudiantes argentinos estudiando en universidades paraguayas. Datos específicos que tengo al alcance señalan, por ejemplo, que la Universidad de Buenos Aires (UBA) tiene unos 315.000 estudiantes y de ellos 13.000 (4%) son extranjeros. De estos, Perú encabeza el ránking con 29%, seguido de Bolivia, 11%; Paraguay, 12%, y Colombia, 11%. Y en otras universidades en las distintas provincias hay estudiantes paraguayos.

Los que están en la UBA serían entre 1.200 a 1.400 paraguayos, pero no olvidemos también que los hijos de paraguayos residentes acá también acuden a las universidades argentinas, pero lo hacen como argentinos, puesto que nacieron aquí.

Agreguemos que también jóvenes argentinos cruzan el puente para estudiar en Encarnación o se hallan estudiando en Asunción. Por lo tanto, esto se da en un marco de intercambio y cooperación. Un punto importante es que al Paraguay y la Argentina nos unen no solamente la historia y la geografía, sino muy estrechos vínculos afectivos, ya que son miles las familias integradas entre personas de ambas nacionalidades. La relación es muy intensa.