23 de noviembre
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
Arte y Espectáculos
sábado 17 de agosto de 2013, 03:00

Maduro desembarca en La Isla Presidencial

Con su famoso “pajarito” y unos kilos de más, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, desembarcó en La Isla Presidencial, una serie animada en internet creada por humoristas venezolanos que convierte a los líderes de América Latina y España en cómicas caricaturas.

0
Imprimir Agrandar Achicar

Atribuyéndole poca inteligencia y un lenguaje básico y rebuscado, Maduro aparece caricaturizado en el noveno episodio de la segunda temporada, con la imagen más distintiva que él mismo creó: la reencarnación de Hugo Chávez en un pajarito que, según dijo, se le apareció para bendecirlo poco antes de las elecciones presidenciales de abril.

Apenas empezó a circular en las redes sociales el esperado debut de Maduro en el programa (www.islapresidencial.com) este criticó su caricaturización, aunque sin perder el humor. “Muy malograda, muy mal, no es la cara mía, ni los bigotes, ni la voz”, afirmó durante un acto público ayer.

“En La Isla Presidencial se burlan de mí porque digo mucho esa palabra: qué bonito, qué bonito, qué hermoso (...). Están perdiendo condición y además me ponen muy bruto, yo no soy bruto así, ni gordo, me llaman el gordo (en la serie)”, agregó el mandatario, un ex chofer de autobús.

La animación, de gran popularidad en América Latina y España, se inspira en series como Lost (Perdidos) y sus creadores, Oswaldo Graziani y Juan Andrés Ravell, juegan con la actualidad y aseguran no hacer distinciones a la hora de tratar a sus protagonistas.

“Ha agarrado bastante vuelo, está teniendo mucho éxito en la red, no lo esperábamos. Él mismo ya reaccionó, y por cierto bastante bien. Es una caricatura basada en lo que se percibe. Ha sido un presidente que ha dado material a los comediantes para escribir”, comentó sonriente Graziani.

¡Qué bonito canta, qué bello!

En la serie, antes centrada en el personaje de Chávez, un Maduro regordete, con su abundante bigote negro y vestido con una camisa verde olivo, llega a la isla desierta en la que están los presidentes Cristina Fernández (Argentina), Evo Morales (Bolivia) y Juan Manuel Santos (Colombia). En un aguijonazo político, cuando sus colegas le preguntan cómo llegó a la isla, Maduro les señala un barco que lanza al mar unas urnas con el emblema del Consejo Nacional Electoral, al que la oposición señaló de haber permitido un fraude en las presidenciales.

Aviso:
- Los comentarios vertidos en las notas son de exclusiva responsabilidad de quienes lo emiten
y no reflejan la postura de Editorial El País S.A.
- Los mensajes de tipo SPAM serán eliminados.
0 Comentarios