8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 4 de agosto de 2016, 01:00

Maduro desafía a EEUU con nombramiento de ministro del Interior

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvió a tensar las relaciones con EEUU al designar como ministro de Interior y Justicia al ex jefe de la agencia antinarcóticos Néstor Reverol, un funcionario investigado por su presunta participación en el narcotráfico.

Fiscales de Estados Unidos anunciaron el lunes que acusaron a dos ex funcionarios de alto rango de la agencia antinarcóticos de Venezuela de participar en una trama de distribución de cocaína en el país del norte.

La acusación en una corte federal de Brooklyn identificó a Reverol, ex director general de la Oficina Nacional Antidrogas, y al ex subdirector Edylberto Molina, quien es ahora agregado militar en Alemania.

“Nosotros hemos capturado aquí varias decenas. El récord mundial de captura de capos del narcotráfico y de golpes al narcotráfico lo tiene este general que está aquí, Reverol Torres”, dijo Maduro en su programa semanal de radio y televisión.

“Por eso he nombrado a este hombre valiente, combatiente con experiencia, Néstor Reverol Torres”, agregó.

Reverol, un mayor general, también sirvió como ministro durante el gobierno del fallecido Hugo Chávez.

Maduro ha rechazado las acusaciones sobre tráfico de drogas y ha denunciado una campaña internacional de la derecha para desacreditar al socialismo en el país sudamericano.

En el pasado, Reverol rechazó las acusaciones de Estados Unidos de que Venezuela no ha reducido los envíos de drogas ilícitas y destacó el éxito de las medidas enérgicas del Gobierno contra el flujo de cocaína desde la vecina Colombia.

Líderes de la oposición venezolana han acusado desde hace años a funcionarios de alto rango de participar en el narcotráfico o de hacer la vista gorda ante el papel de los militares en el tráfico de narcóticos. REUTERS