10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 14 de julio de 2016, 20:54

Madre quiso "alimentar" el cadáver de su bebé

Un biberón cargado con leche presumiblemente materna fue encontrado en una bolsa donde estaba la ropita con la que fue enterrado el bebé el pasado lunes. El cadáver del niño fue encontrado este jueves en la cama de los padres. La Fiscalía sospecha que los progenitores desenterraron el cuerpo.

Eran las 05.00 de este jueves cuando en la localidad de 25 de Diciembre, departamento de San Pedro, una noticia generó conmoción de toda la población de la zona de Celador, kilómetro 25 de la ruta Elizardo Aquino, pues el cadáver de un bebé que había sido enterrado el lunes pasado apareció en la cama de los padres.

El bebé, que nació prematuro, tenía apenas un mes de vida cuando falleció este domingo a las 04.00 de manera natural. Los padres le llevaron hasta el hospital de Santaní, en donde los médicos constataron que ya llegó sin signos de vida. Posteriormente, el día lunes pasado, el cadáver fue enterrado en la vivienda de los padres.

La fiscala Lilian Ruiz comentó que el niño fue enterrado con "un pantaloncito, una batita y una manopla de color verde agua" y que este jueves, en la cama de los padres, tenía una ropa totalmente diferente.

Una comitiva fiscal-policial procedió a realizar una minuciosa búsqueda en la casa de los padres para tratar de hallar la vestimenta con la que fue sepultado y grande fue la sorpresa al encontrarla en una bolsa.

"Empezamos a buscar y en una habitación encontramos en una bolsa arpillera la ropita verde agua con la que fue enterrado, también había un biberón cargado con leche que era nueva, presumiblemente materna, a lo mejor la madre no se resignaba y le trató de alimentar. Los vecinos dicen que ella no está bien", manifestó la fiscal Ruíz en contacto con ULTIMAHORA.COM.

La fiscala comentó que un albañil construyó la fosa el día lunes en el patio de la vivienda, donde enterraron al pequeño en un ataúd, sin embargo, todavía tenía que terminar el nicho.

Por su parte, el padre refirió que ese martes realizó una reparación a la fosa ya que tenía supuestamente una grieta.

"El padre dijo que él no tocó el cuerpo, sin embargo, pienso que ellos sacaron el cadáver y dejaron el ataúd", dijo la fiscala.

Posteriormente comentó que el albañil fue hasta la vivienda este miércoles para terminar el nicho y dijo que no vio ninguna alteración, esto fue corroborado por la fiscala.

La misma explicó que según los médicos la madre del pequeño sufre de transtornos psiquiátricos, sin embargo, hasta el momento aún no pudo acceder al historial médico de la misma, por lo que este viernes irá al hospital de Santaní para acceder al historial tanto de la madre como del niño.

Afirmó además que el cuerpo del niño fue sometido a una autopsia, ya que en uno de los pies presentaba una malformación y no se sabe si ya nació así o si el cuerpo fue guardado en un lugar, por lo que luego quedó en esas condiciones.

La fiscala ordenó que el cadáver fuera enterrado nuevamente en el cementerio de Santa Ana, en donde se encuentran sus abuelos paternos.

Por otra parte, explicó que en el caso de que se compruebe que los padres desenterraron el cadáver no se los puede imputar por el delito de perturbación a la paz de los difuntos ya que la ley dice que solo pueden ser imputadas las personas que sustrajeran un cuerpo del cementerio y en este caso estaba enterrado en su propia vivienda.

"El bebé ya estaba muerto, no hubo homicido, no hubo lesión ni perturbación de la paz de los difuntos, ellos no se fueron a robar del cementerio porque estaba en su vivienda, por lo que no podrían ser imputados", concluyó.